Martes, 20 de agosto de 2019

El destino de la ropa reciclada en Salamanca: de la venta de segunda mano a la industria del automóvil  

Tan solo el 2% se recupera para su venta en tiendas de economía social, y el resto va a la industria del automóvil para ser reutilizada o se envía a Marruecos 
Recogida de la ropa depositada para reciclar en uno de los contenedores ubicados en la ciudad.

Los salmantinos reciclaron más de 339 toneladas de ropa usada (339,922) durante el último año, cifra que se ha incrementado un 36,3% en cinco años (en 2013 se reciclaron 249,27 toneladas), tal y como reflejan los datos de los informes anuales de recogida de residuos del Ayuntamiento de Salamanca. Reciclamos más, pero la pregunta es: ¿lo hacemos porque estamos más concienciados con el cuidado del medio ambiente o porque cada vez tenemos más ropa en los armarios? 

“Por las dos cosas”, explican desde la Cooperativa de Iniciativa Social y Centro Especial de Empleo PorSiete, encargada de gestionar la recogida de ropa usada, calzado y textil a través del convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Salamanca. “La ratio de recogida ha aumentado, y es porque cada vez nos concienciamos más”, ya que el reciclaje de textil también contribuye al ahorro de recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. “Y luego está el tema del consumismo”, añaden desde PorSiete. 

Salamanca cuenta con unos 70 contenedores habilitados para el reciclado de textil, y distribuidos en los diferentes barrios de la ciudad. Dos veces a la semana se vacían. “Hay que dar un buen servicio y que no haya contenedores llenos”, apuntan. ¿A dónde va la ropa de los contenedores de reciclaje? Tiene su destino, y seguro que para muchos desconocido. En el caso de Salamanca, tal y como explican desde PorSiete, aproximadamente un 2%, se destina “a la venta de segunda mano en tiendas de proyectos de economía social. Se la vendemos a precio de mercado”. El resto “va a la industria del automóvil”, y aquella ropa que aún estando en buenas condiciones ya no es apta para su venta en nuestro país, se envía a Marruecos. 

Se da la circunstancia de que la ropa usada es uno de los residuos con mayor capacidad de aprovechamiento, pudiéndose emplear para fabricar productos para otras industrias. Una segunda vida para la ropa reciclada que está curiosamente en el sector del automóvil, utilizándose por ejemplo para el relleno de moquetas, tejidos para los maleteros de los coches o materiales aislantes. 

Calzado reciclado

Reutilizar el calzado depositado en los contenedores de reciclaje es más complicado, y de hecho, “en torno a un 1% es lo que se puede utilizar en venta de segunda mano”. Desde PorSiete plantean que sería interesante impulsar un proyecto I+D+i en Salamanca para buscar alternativas al reciclaje del calzado.