Sábado, 20 de julio de 2019
Béjar al día

El equipo socialista contratará una empresa externa para una gestión conjunta de La Covatilla

La Alcaldesa de Béjar se plantea una especie de modelo mixto de gestión de la estación de esquí,  en el que el Ayuntamiento podrá tomar decisiones pero será dirigida por un equipo técnico

Elena Martín, alcaldesa de Béjar

Tras una reunión de la alcaldesa, Elena Martín, en el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), con el secretario general Juan José García Arce y con el director general José Mª Ribot, se ha planteado una asesoría técnica para la estación, ya que manifiesta que es impensable que un consistorio como el de Béjar pueda llevar una estación de esquí.

Los cuatro millones y medio del Plan de Reindustrialización destinados para la estación de esquí, de los que la Junta pondrá tres millones, la Diputación de Salamanca, uno y el Ayuntamiento de Béjar medio; se solicitarán presentando un gran plan integral de movilización al que llamarán Covatilla 12, en alusión a la intención de que estación esté abierta con actividades durante los 12 meses del año. Para ello el nuevo equipo de gobierno pedirá que se redacte un proyecto de inversión, con un presupuesto y una memoria que cuente con todas las validaciones técnicas y ambientales y en el que también se incluirá un proyecto de viabilidad. Esto será estudiado por el ICE para que la subvención sea o no concedida a lo largo de los tres próximos años.

Este es el motivo por el que el equipo socialista va a dividir las actuaciones en dos partes, la primera consistirá en lo que denominan “plan de choque”, que se pondrá en marcha de inmediato para que la estación pueda abrirse en diciembre. Consistirá en comenzar los trámites ambientales, de certificaciones e inspecciones, así como la acometida de las reparaciones y reposiciones urgentes de materiales y una limpieza en profundidad, ya que la Alcaldesa ha manifestado que se ha encontrado la estación en situación de “abandono”. Para ello ha señalado que, se ha  puesto de acuerdo con otros partidos políticos, en contratar a una empresa especializada, por eso se pondrán a trabajar en la confección de un pliego de condiciones con unas líneas generales de trabajo y será la empresa adjudicataria la que tendrá que desarrollarlas y presentar a personal cualificado y especializado.

La segunda parte será abordar el plan integral antes citado para conseguir las subvenciones del Plan de Reindustrialización y la explotación de la estación, que no será municipal sino que estará a cargo de una empresa privada especializada sin que el Ayuntamiento pierda capacidad de decisión y participación.

El plan de choque será financiado con los 500.000 euros que aportará el Ayuntamiento al Plan de Reindustrialización y pasará luego a formar parte del plan integral para conseguir el resto de subvenciones. No puede detallar cuanto de ese dinero se va a gastar en esta puesta a punto de la estación y ha manifestado que espera no tener que gastarlo todo, pero que es un diagnóstico que tendrá que elaborar la empresa y que después valorarán “puede que sea mucho o que todo se arregle con una capa de chapa y pintura”.

La intención de la Alcaldesa para el nuevo modelo de gestión es implicar a la Junta y a las diputaciones de Salamanca, Ávila y Cáceres, ya que considera que las instalaciones de esquí generan flujo económico en toda una zona de influencia, por lo que no es sólo la ciudad de Béjar la que sale favorecida y seguramente un estudio de impacto podría revelar que otras poblaciones cercanas se benefician al mismo nivel, mientras que es Béjar la que asume todos los gastos, por tanto ha señalado que si hay otras administraciones cercanas, interesadas en que La Covatilla funcione, también deberían colaborar.

Por tanto la intención del nuevo equipo de gobierno es abrir la estación de esquí en diciembre siempre que toda la tramitación ambiental, la de revisiones y los certificados del teletransporte, se ajusten a la absoluta legalidad.

Se pedirá que la empresa adjudicataria contrate trabajadores con experiencia

Elena Martín, ha manifestado que se han mantenido contratados seis trabajadores después del cierre de la estación, cuatro de ellos han sido despedidos el día 14 de junio y los otros dos continúan trabajando hasta el momento y ha lamentado que no se les haya prolongado el contrato una semana más para que hubiera podido pedirles cuenta del trabajo que han venido llevando a cabo en estos meses, dadas las malas condiciones en las que dice que se ha encontrado las instalaciones.

Ha mencionado que uno de los que ha sido despedido llevaba trabajando desde octubre de 2016 cobrando un sueldo bruto de 2.995 euros al mes, al que no le va a poder pedir responsabilidades por no ser ya un trabajador del Ayuntamiento y también ha criticado los 700 euros de suplemento que tenían otros dos que también han sido despedidos.

En cuanto a la nueva empresa a la que se adjudicará el plan de choque, la Alcaldesa ha señalado que no se le podrá imponer que contrate a personas de Béjar, pero se pondrá en el pliego que los trabajadores que contrate deberá ser personal formado y con experiencia en estaciones de esquí.

La Alcaldesa dialogará con Montero sobre los terrenos de El Tremedal

Ayer se ha conocido el tercer auto del Juzgado de Ávila, sobre el litigio de los lindes y el derribo de la pilona en el Canchal Negro, en el que se da la razón al propietario de los terrenos, recogiendo que podía ejecutar su derribo ante la negativa del anterior equipo de gobierno  a proceder a su retirada.

Elena Martín ha manifestado que lo lógico habría sido haber cumplido la sentencia, haber retirado en su momento la pilona y después haber acudido al Instituto Geográfico Nacional para la determinación de las lindes y sólo en caso de que éste hubiera dado la razón al Ayuntamiento, haber procedido después a la reclamación de responsabilidades. Para la Alcaldesa se ha tratado de un enfrentamiento personal entre el anterior alcalde, Alejo Riñones y el propietario de los terrenos de El Tremedal, Francisco Montero.

Martín Vázquez ha anunciado que se sentará a hablar con los propietarios de los terrenos y verá si se puede llegar o no a algún acuerdo con ellos sobre la pilona, la cual ya se retranqueó cuando fue derribada y sólo compromete a dos pequeños tramos de las pistas de El Canchal Negro y las Serenitas y a la pista natural de La Muchachina.

El Abogado que ha llevado todo este asunto ha manifestado que aún hay posibilidad de interponer un recurso, pero que no ve claro que se pueda ganar, por lo que la Alcaldesa ha manifestado que su equipo tiene la intención de detener los pleitos y seguirán trabajando sin prisas en el expediente administrativo del deslinde, y si cuando se resuelva, da la razón al Ayuntamiento se planteará retomar las reclamaciones.