Jueves, 27 de junio de 2019
Las Arribes al día

Stop Uranio se persona como demandada en el contencioso de Berkeley contra el Ayuntamiento de Retortillo

La demanda es consecuencia de la denegación de la Licencia Urbanística, aunque la plataforma antimina no se fía de que el Consistorio defienda los intereses de los vecinos

Berkeley inicio obras sin sin los permisos necesarios / FOTO: JAIME GRANDES

La Plataforma Stop Uranio se persona como demandada en el contencioso-administrativo interpuesto por Berkeley Minera al Ayuntamiento de Retortillo como consecuencia de la denegación de la Licencia Urbanística para la mina y planta de tratamiento proyectada en este municipio.

Sobre este contencioso, Stop Uranio recuerda en un comunicado que en diciembre del año pasado el Ayuntamiento de Retortillo denegó a la minera la Licencia Urbanística tras el informe de la Diputación de Salamanca, documento que aconsejaba no otorgar ese permiso por dos cuestiones fundamentales: el proyecto presentado por Berkeley no estaba visado por el colegio profesional correspondiente y no se había realizado el desvío de la carretera comarcal SA-322, por lo que no era posible ocupar un bien público para construir la mina de uranio.

Ante esa denegación, Berkeley presentó en marzo un recurso ante el Contencioso-Administrativo y que tiene que resolver el Juzgado nº 2 de Salamanca. El Ayuntamiento de Retortillo ha notificado oficialmente a Stop Uranio este hecho y “nosotros nos vamos a personar dado que somos interesados en ese procedimiento judicial al tener pendiente de resolución otro recurso contencioso por la autorización de uso excepcional en suelo rústico otorgada por la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Salamanca en julio de 2017”, señalan.

La empresa Berkeley ha sido ayer noticia por una importante subida en Bolsa de sus acciones, hecho que la minera atribuye al cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Retortillo, aunque desde Stop Uranio aseguran que “nada más lejos de la realidad”. A este respecto, recuerdan que “los que pueden gobernar a partir de las elecciones del domingo son los mismos que gobernaron en la legislatura 2011-2015, estando pendientes dos de ellos de que la Audiencia Provincial de Salamanca sentencie si se han podido beneficiar personalmente de la instalación de la mina. Esos concejales han sido determinantes para la continuación del proyecto de Berkeley, pues la Corporación de Retortillo no ha mostrado fisuras en el apoyo a la mina tras la forzada dimisión de Lorenzo Calderón”.

Ahora, aunque el Ayuntamiento de Retortillo quiera darle la Licencia Urbanística a Berkeley, no se la puede otorgar por la judicialización de ese permiso. Stop Uranio no se fía de que el nuevo gobierno municipal “vele por los intereses de sus vecinos, ni por la integridad de su territorio”. Desde Stop Uranio recuerdan “las casi 2.000 encinas arrancadas” en ese municipio en la primavera de 2017, así como la realización de obras de desvío de la carretera comarcal SA-322 “sin los permisos oportunos” y por lo que el Ayuntamiento “debería haber sancionado a la empresa, como era su obligación, habiéndose dejado caducar el expediente sancionador abierto a la empresa por falta de resolución”.

Ante esta situación, desde la plataforma antimina señalan que “no podemos permanecer de brazos cruzados y hemos decidido personarnos en el contencioso-administrativo de la denegación de Licencia Urbanística. Además de no fiarnos del Ayuntamiento de Retortillo, también somos conscientes de que lo que pase en ese municipio no sólo les afecta a los vecinos de Retortillo, sino a toda la comarca”.

Por último, añaden que tras la subida en Bolsa del lunes, el martes se ha tornado en bajada de las acciones. “Este continuo tobogán especulativo no tiene ninguna base sólida, simplemente algunos inversores avispados utilizan la mina de uranio para su negocio bursátil, prolongando la tensión y el enfrentamiento entre los vecinos de la zona a la espera de las sentencias que permitan acabar con esta pesadilla”, concluyen.