Sábado, 24 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El Sindicato de Enfermería recoge firmas con el objetivo de mejorar la calidad de la atención

Se han recogido 500.000 firmas en toda España para que se debata en el Congreso el establecimiento de una ratio máxima de pacientes por enfermera

El Sindicato de Enfermería SATSE tuvo instalada durante la mañana del martes a los pies de la Casa Consistorial de Ciudad Rodrigo una mesa en la que estuvieron recabando el apoyo en forma de firmas de todos los que por allí pasaron para conseguir que las condiciones del sector de la Enfermería mejoren en España.

Concretamente, lo que ha estado haciendo SATSE desde el pasado mes de octubre es intentar recoger 500.000 firmas en toda España (5.000 de ellas en la provincia de Salamanca) para conseguir que se debata en el Congreso de los Diputados una iniciativa parlamentaria que logre la reducción de la ratio de pacientes por enfermera, o lo que es lo mismo, el aumento de la ratio de enfermeras por cada 1.000 habitantes.

Según exponen desde SATSE, actualmente hay 5,3 enfermeras por cada 1.000 habitantes, cuando la media en Europa es de 8,8 enfermeras por esa población (la cifra es de 10,2 en Francia, 11,1 en Bélgica, 13,3 en Alemania, o 16,9 en Dinamarca). Lo que plantean desde SATSE es que por Ley se fije el número máximo de pacientes que puede atender cada enfermera en cada ámbito, incluido el privado (Centros de Salud, hospitales o residencias).

Las responsables de la mesa de recogida de firmas instalada en la Plaza Mayor mirobrigense explicaron en la mañana del martes que ahora mismo cada enfermera tiene asignados en los hospitales a 16 pacientes, “cuando lo óptimo serían 6”. Esto provoca de forma indirecta un aumento de la mortalidad al no poder prestarse una atención adecuada.

Tras haber estado en Salamanca capital recogiendo firmas, así como en Béjar o Peñaranda, SASTE puso punto y final a su campaña en la provincia salmantina en Ciudad Rodrigo, para así “dar voz” al medio rural, que es el que más sufre con esta falta de enfermeras, y que puede ir a más con la tendiente centralización. La respuesta ciudadana ha sido “muy buena”, trasladando muchos ciudadanos sus problemas sanitarios cuando se acercaban a firmar.