Miércoles, 17 de julio de 2019
Las Arribes al día

El Ayuntamiento de Pereña prepara tres días de fiesta en honor a la Virgen ‘chica’

Una charla sobre astronomía, una verbena, paella y folclore acompañarán a los actos religiosos en honor a Nuestra Señora de los Ángeles
El 14 de mayo, tras los actos religiosos, se celebrará la popular paella

Los devotos de la Virgen del Castillo, en Pereña de la Ribera, están de enhorabuena. El Ayuntamiento de la localidad ha preparado un atractivo programa de actos que se desarrolla el tradicional 14 de mayo y el fin de semana previo, que arranca el próximo viernes, 10 de mayo, con la charla ‘Astronomía para curiosos’, incluida en el programa Provincia Universitaria y que comenzará a las 21.00 horas.

La jornada del sábado, 11 de abril, acogerá la misa en la ermita a las 12.30 horas, y una verbena en la noche con el grupo Estrella Show. Y el martes, 14 de mayo, día tradicional de esta fiesta, comenzará a las 12.30 horas con la misa en la ermita, para seguir con una paella popular y el concierto en la plaza, a las 20.00 horas, del grupo Zaragata Folk. Para la degustación de paella, el Ayuntamiento ha puesto a la venta, por el precio de 2 euros, tickets que se podrán adquirir en la panadería y en el ayuntamiento.

La Virgen ‘chica’

Según la tradición oral entre generaciones, corrían principios del siglo VIII cuando el asedio árabe acabó con lo que pudiera ser el pueblo de Pereña, entonces ubicado en el Berrocal, lugar defendido por un castillo y cuyas ruinas sirvieron para ocultar la imagen venerada por sus habitantes en honor a Nuestra Señora de los Ángeles, una pequeña figura realizada sobre piedra que no volvería a parecer hasta mediados del siglo XIV.

Fue entonces cuando surge la leyenda de la aparición de la Virgen a un pastor indicándole dónde se hallaba enterrada. A partir de ese instante la religiosidad de este pueblo hacia su Virgen se transmitió a toda La Ribera, incluso traspasando el Duero y llegando a zonas de La Sierra tras la aparición, un 14 de mayo de 1721, en el interior de su peana, la Virgen ‘chica’, pequeña figura que imita a la primera y que surgió a raíz de una serie de acontecimientos milagrosos que desembocaron en una profunda devoción hacia su imagen. Desde entonces la romería del 14 de mayo viene celebrándose con gran tradicionalidad entre sus vecinos y habitantes de toda la comarca de Vitigudino.

Así pues, cada 14 de mayo decenas de pañuelos y cadenas acarician la reja guardiana de la piedra blanca, buscando parte de esa magia que se extendió por toda la provincia charra. Desde la Sierra hasta Las Arribes, e incluso al otro lado del Duero, los milagros del polvo blanco que desprendía aquel pedazo de piedra, surgida del interior de la peana de Nuestra Señora de los Ángeles, fueron poco a poco haciéndose un sitio en el corazón de las gentes.

Desde que en 1721 aquella peana de granito descubriera su tesoro, la Virgen del Castillo deslumbra a toda La Ribera, haciendo buena la leyenda escrita en los sueños de un pastor, que marcó el lugar de su descanso de siete siglos entre las ruinas del castillo para impedir el sacrilegio morisco. Desde entonces, milagro tras milagro en gargantas y pulmones, han hecho la historia de esta fiesta pereñana, a la que acuden fieles fervorosos creyentes que esperan en sus pañuelos los favores de la Virgen ‘chica’, pero que lo mismo que pequeña es su reliquia, es la de mayor veneración en toda la Ribera.