Miércoles, 17 de julio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La madera y el portero impiden la victoria en el descuento del Ciudad Rodrigo, que al menos rasca un punto

Pepo fue destacado protagonista en el tramo inicial de la segunda parte, cuando el Betis CF rozó el gol en cinco ocasiones

En pleno tiempo de pasión semanasantera, el equipo Senior del Ciudad Rodrigo hizo en la tarde del domingo en el Francisco Mateos un pequeño impás en el particular viacrucis que viene protagonizando en esta recta final de la temporada 2018/2019. Concretamente, tras haber firmado en las semanas precedentes su peor racha del curso con tres derrotas consecutivas, los mirobrigenses lograron en plena jornada del Domingo de Ramos rascar al menos un punto ante el Betis CF (el de Valladolid), en un encuentro que, por ocasiones, pudo llevarse cualquiera.

Si bien es cierto que quién estuvo muy cerca del triunfo justo al final fue el Ciudad Rodrigo (con un balón estrellado en el palo y otros dos que salvó de forma magistral el portero visitante), previamente el Betis había tenido sus opciones, especialmente en el tramo inicial del segundo tiempo, con 5 acciones en las que rozaron el gol, pero que los locales consiguieron solventar (Pepo hizo 3 grandes intervenciones y Pablo cortó otro balón muy peligroso).

Lo cierto es que el partido respondió perfectamente al irregular devenir de ambos equipos en esta liga: los 2 llegaron al Francisco Mateos empatados a 37 puntos (el Betis con un partido menos), y con una trayectoria en las últimas jornadas de lo más variado. En el caso del Ciudad Rodrigo, el encuentro de la tarde del domingo supuso su 2º partido consecutivo sin marcar como local (al menos esta vez sí hubo más ocasiones que en el anterior choque).

ASÍ FUE EL PARTIDO

Tras la decepcionante imagen que había ofrecido el Ciudad Rodrigo en el anterior partido como local (que acabó con derrota ante el penúltimo), los mirobrigenses mostraron en líneas generales en la tarde dominical una mejor imagen, aunque la parroquia local se temió lo peor viendo los diez primeros minutos, en los que llevó la batuta el Betis. En ese tramo, tuvieron dos opciones de gol: un balón bombeado que se fue rozando el larguero y otro colgado al área que no atinaron a rematar.

El Ciudad Rodrigo ‘llegó al partido’ en el 10’, lo que se simbolizó con un zambombazo de Carli, según le caía un balón, desde cerca de la 1/2 luna del área, que se marchó alto. La primera gran opción de los locales tuvo lugar en el 19’: Sergi botó una falta cerca del área que el portero sacó de la escuadra derecha para enviarlo a córner (en cuyo saque se generó un barullo en el área en el que no hubo tiro).

Continuando con la fase de dominio mirobrigense, en el 24’ Carli hizo otra intentona de primeras, ya dentro del área, que se perdió alta; y en el 26’, Pepo hizo un saque en largo que le llegó ya en campo rival a Dani Crespo, quién avanzó unos metros para terminar sacando un tiro que se fue, literalmente, por encima del techo del vecino Pabellón Eladio Jiménez.

Tras esa fase, el Betis pareció asumir un poco el dominio (teniendo en el 32’ una llegada peligrosa que cortó Héctor), antes de un tramo final menos vistoso por parte de ambos equipos, en el cual apenas hubo una acción a reseñar: en el 39’, los visitantes intentaron hacer un pase de la muerte que fue enviado in extremis a córner, cuyo saque casi se transforma en gol olímpico (Pepo cogió el balón en la línea).

Al igual que había ocurrido en la primera parte, el Betis salió dominando en el arranque de la 2ª, y esta vez con muchísimo peligro, acumulando como decíamos más arriba hasta 5 opciones muy claras de gol. En el 48’, colgaron a partir de una falta desde la derecha el balón al área, donde hubo un remate de cabeza que atrapó bien Pepo. Al minuto siguiente, el portero mirobrigense logró solventar una intentona encima suya en el área pequeña.

En el 51’, Pepo atajó por bajo un disparo desde la frontal tras hacerse hueco un jugador cómodamente. En el 53’, Pablo cortó milagrosamente en 3/4 de campo el balón antes de que un jugador se fuera con él en solitario hacia la portería de Pepo. El último uy de esta secuencia fue en el 54’, cuando hubo una jugada embarullada en el área que se logró repeler. De nuevo, como había ocurrido en el primer tiempo, el Ciudad Rodrigo llegó un poco tarde a esta segunda parte, en este caso 12 minutos, como reflejó Manu González con un disparo desde 3/4 de campo que no se fue lejos de la escuadra izquierda.

Desde ahí hasta casi el final, el partido no tuvo un dominador claro, siendo poco atractivo en lo que a juego y ocasiones se refiere, pero al menos sí fue entretenido por otras cuestiones, por ejemplo por los cambios o ciertas quejas al árbitro (el encuentro se fue calentando sin demasiado motivo).

Respecto a la cuestión más objetiva que son las ocasiones de gol, el Ciudad Rodrigo estuvo a punto de marcar en el 67’, con una falta botada por Maza desde la derecha que, en segunda opción, remató David Risueño de tacón al lado del palo izquierdo, perdiéndose el balón por línea de fondo. Ese mismo jugador fue el que en el 80’ evitó un gol cantado en el área mirobrigense. Entre medias, Sergi había hecho otra intentona que el portero del Betis cogió bien, mientras que los visitantes tuvieron una llegada al área que golpeó en la red por fuera.

Los compases finales ganaron en interés debido a la expulsión por doble amarilla de un jugador visitante en el 84’ (la segunda fue por tardar en sacar de banda). En un primer momento no se notó la superioridad local, pero el último minuto del tiempo reglamentario y el largo descuento (5 minutos) fueron un asedio mirobrigense donde el gol no quiso llegar.

En el 90’, Sergi colgó un balón perfecto que Javi Moríñigo remató de cabeza estrellándose el balón en el palo. La jugada siguió, acabando por hacer el propio Javi Moríñigo un nuevo remate franco que el portero solventó con un paradón. Con el Ciudad Rodrigo volcado, la otra gran opción fue ya en el 95’, con un balón desde la banda que fue al área, donde en 2ª opción, Dani de Frutos hizo un remate algo acrobático pero que fue a puerta, logrando el portero desviarlo a córner in extremis.

Sin tiempo ya para más, se certificó al empate, que no satisface para nada al Ciudad Rodrigo (más aún teniendo en cuenta cómo fue ese rush final), pero al menos cortan la racha de derrotas.