Lunes, 18 de noviembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Las Notas del Carnaval del Toro 2019

Nuestro clásico balance final de la cita carnavalera poniéndole nota a algunos de los aspectos más destacados

La Plaza Mayor durante el minuto de silencio

Una semana después de concluir el Carnaval, y un par de días después del remate con el Domingo de Piñata, ha llegado la hora de poner las notas en Ciudad Rodrigo Al Día al Carnaval del Toro 2019. Como decimos todos los años, se trata de un listado de notas ‘subjetivas’, siendo lo lógico que cada persona tenga su propia valoración. En este listado priman aquellos aspectos más novedosos, en un sentido u otro, que ha tenido la cita. Como este año ha sido buen Carnaval, las notas son bastante altas:

[10] El recuerdo a José Pinto

Me comentaba un miembro de las charangas en la noche del Jueves de Casetas que había cierto ‘temor’ a cómo podía resultar el minuto de silencio en memoria del desaparecido José Pinto en medio de un acto tan festivo como es el Campanazo (teniendo en cuenta además que ya hay mucha gente de fuera presente). Nada más lejos de la realidad. Ocurrió lo que dejaron dicho los Beatles en la canción The End: “Al final, el amor que te llevas, es el mismo que has dado”, guardando la Plaza Mayor un estremecedor minuto de silencio en memoria del que iba a ser por aclamación popular Pregonero Mayor del Carnaval.


[10] El Pasacalles de Cenizos

Justamente en las Notas del año pasado, apuntábamos que al Carnaval le hacía falta un cierre formal, al igual que ya tenía una gran apertura con el Campanazo. Este año, gracias a la contribución de un amplísimo grupo de peñas siguiendo la idea original de Carnavaldeltoro.es, el Carnaval ha estrenado una despedida que, aunque pueda tener algún pulido en años venideros, ha llegado para quedarse. Sólo hace falta ver la espectacular asistencia de público que tuvo pese a la lluvia que estaba cayendo. Además del propio hecho del Pasacalles, hay que resaltar su originalidad y creatividad, ejemplificadas en ese gran toro farinato que ardió en plena Plaza.


[10] El encierro a caballo

Quizá alguien le ponga alguna pega, como que el recorrido de campo sigue siendo muy corto (lo que es cierto), pero con su formato actual es francamente difícil que el encierro a caballo salga mejor que el de este año. Como ya apuntamos en la crónica del evento, fue especialmente espectacular cómo el equipo dirigido por Francisco Cuesta logró envolver a toda la manada a la hora de entrar en el tramo de asfalto tras haber bajado ‘desperdigada’ el tramo de campo.


 

[9’8] El tiempo

Siempre se ha dicho que el grado de éxito del Carnaval depende en buena medida de las condiciones meteorológicas. Este año, esas condiciones han sido absolutamente espectaculares, con mucho sol y altas temperaturas, aunque a la hora de rematarlo hiciera acto de presencia la lluvia. Eso sí, viendo cómo jarreó durante la mañana del Miércoles de Ceniza, hay que darse con un canto en los dientes...


[9] El ambientazo del sábado

El buen tiempo lleva parejo una mayor afluencia de público, y a su vez, más público lleva asociado más suciedad. Es cierto que tras la jornada del sábado algunas zonas de Ciudad Rodrigo parecían Siria en pleno conflicto bélico, pero hay que alabar el espectacular ambientazo que hubo durante todo el día, en lo que tuvieron mucho que ver los autobuses de jóvenes llegados de Salamanca. Pese a que solo vinieran a pasar el día bebiendo, le dieron mucho ambiente y colorido, ya que todos (o casi todos) acudieron disfrazados.


[9] El planteamiento de las tardes

El programa del Carnaval ha tenido como principal novedad, además de la creación del Pasacalles de Cenizos, la revolución en el esquema de los eventos taurinos de las sobremesas, dejando sólo una tarde para el Bolsín, habilitando dos festivales con carteles más cortos, y manteniendo la novillada picada. Aunque el buen tiempo haya influido como es lógico, la realidad es que el cambio ha sido muy exitoso, estando la Plaza llena o prácticamente llena todos los días, además con unos carteles repletos de toreros y novilleros de la tierra.


[8,5] Los toros

El otro gran puntal para hablar de un Carnaval exitoso, junto al tiempo y el encierro a caballo, es el rendimiento de los toros de los encierros, que creo que ha sido muy bueno, sin que haya habido toros concretos con un nivel extraordinario, pero sí con un nivel general muy alto. Las únicas pegas que se pueden poner en esta materia están en el encierro de la mañana del Sábado, que se hizo pesadísimo (al igual que el desencierro de la tarde) hasta que por fin entraron en toriles; y en el Toro del Aguardiente, que no llegó a salir de la Plaza y tampoco ofreció demasiado juego.


[8] Buena mezcla en el ciclo de pregones

Esto es una opinión personal, pero quizás el de este año ha sido el ciclo de pregones que se ha hecho menos pesado, por la conjunción de los diversos protagonistas. En este sentido, se han combinado figuras muy conocidas como El Juli y el presentador taurino Carlos Martín Santoyo con personajes locales como José Ignacio Martín Benito, Alberto Galán o Carlos García Medina, configurando un espectro temático interesante. De igual modo, hay que valorar muy positivamente el ‘acto dinámico’ (porque no se le puede llamar pregón) que protagonizó Joaquín Sánchez ‘Tato’ para la Asociación Carnavaldeltoro.es.


[8] El homenaje a Arturo Regalado

Entre las mejores cosas que se han hecho en los últimos años en el Carnaval está el rendir un homenaje a Arturo Regalado, toda una institución carnavalera en materia de disfraces. Fue muy emotivo verle tanto arrodillarse para besar la arena de la Plaza como recibir el aplauso de todo el público congregado en el coso taurino para presenciar el desfile de disfraces, en el que no participó tras toda una vida haciéndolo.


[8] Dos orejas

Las tardes carnavaleras dejaron varios triunfadores con dos orejas cortadas, que quizás no eran los más ‘esperados’ o de quienes más se había hablado en cada una de las jornadas: el Sábado, triunfó justamente el debutante con picadores, Raúl Montero; el Domingo, en la tarde bolsinista, Leonardo Passareira; el Lunes, Juan del Álamo; y el Martes, Alejandro Marcos, cuando del que más se había hablado –por motivos obvios- era de José Luis Ramos. Respecto a éste último, la experiencia salió como salió, pero siempre es positivo que el Carnaval tenga los máximos atractivos posibles, dándole además un toque de veteranía a unos carteles repletos de jóvenes.


[8] Los vaqueros

Todos los años merece la pena resaltar la labor de los vaqueros, que no sólo deben medirse al ganado, sino también a la cantidad de gente que está metida en el recorrido o en la Plaza con sus propios ‘deseos’ en torno a los astados. Este año merece la pena mencionar su labor por el gran trabajo que hicieron varios de los días para conducir a los toros descolgados hacia los toriles de San Pelayo en los desencierros.


[7,5] La Rondalla III Columnas

Este mes de febrero, la Rondalla III Columnas ha cumplido 75 años de vida, teniendo un papel más que destacado durante el preCarnaval, con su propia presentación de las Coplas, participando en el pregón de la Asociación Cultural Carnavaldeltoro.es, en el de la Asociación de Amigos del Alguacilillo (en este es tradición que aparezcan al final), en la presentación del libro Coplas para el Carnaval, y en el pregón del Bolsín Taurino Mirobrigense. Evidentemente, la nota a la murga mirobrigense podía ser más alta por su contribución a éste y todos los Carnavales, pero como cumplen 75 años...


[7] La Policía Local

Este año merece la pena hacer una mención especial a la Policía Local por el sobreesfuerzo que han tenido que hacer durante el Carnaval ante el bajo número de efectivos con el que cuentan, algo que se nota todos los días pero muchísimo más en estas fechas (así como en los actos previos).


[7] La Atalaya Producciones

Sirva esta nota para agradecer el trabajo de La Atalaya Producciones a la hora de difundir de forma desinteresada y altruista todos los eventos taurinos posibles, tanto las tientas bolsinistas de las semanas previas (que de este modo han llegado a muchísima más gente) como los propios eventos carnavaleros. Detrás de La Atalaya Producciones está una única persona, Chechu, que durante el Carnaval ha contado con el apoyo de varias personas para engrandecer la cobertura con varias cámaras en los encierros.


[6] La discomóvil de los jóvenes

Los jóvenes mirobrigenses han vuelto a rascarse el bolsillo para contar con entretenimientos adicionales (todos ellos musicales) durante el Carnaval, añadiendo este año una actividad más: una discomóvil en la tarde-noche del Lunes que funcionó a la perfección, enlazándose incluso con la siguiente, el pasacalles con la Charanga Manliao hasta la Plaza Mayor. Por cierto, que el lugar escogido, entre el Cuerpo de Guardia de San Pelayo y las casetas de peñas del Paseo Fernando Arrabal, es bastante interesante para tenerlo en cuenta para eventos futuros.


[6] El premio para el Triunfador del Bolsín

Dentro de la revolución de las sobremesas de la que ya hablábamos más arriba, el Triunfador del Bolsín Taurino ha tenido como premio especial respecto al resto de sus compañeros bolsinistas la oportunidad de hacer el paseíllo en uno de los festivales taurinos del Carnaval, acompañado de un mito como José Luis Ramos y de una joven promesa como Alejandro Marcos.


[5] El traje de luces

Quizá la única pega en torno al paseíllo del Triunfador está en su indumentaria. Como todos saben, los festivales taurinos en Ciudad Rodrigo siempre han contado con traje corto, algo que se ha mantenido este año, lo que hizo como es lógico que el citado Triunfador, Alejandro Rivero, actuase con el traje corto. La cuestión es que el resto de novilleros del Bolsín actuaron el Domingo con traje de luces, que evidentemente luce más que el otro.


[5] Blocco Charro

La jornada del Sábado de Carnaval volvió a contar con la interesante colaboración de Blocco Charro, animando tanto el desfile de disfraces de última hora de la mañana como buena parte de la tarde sabatina. Lo que habría que regular en años venideros, si es que vuelven, es el momento de empezar a tocar durante el desfile de disfraces, ya que su música es ‘incompatible’ con la narración del speaker, Sergio Olvidado.


[4] El descanso de la Orquesta en Piñata

De igual modo también fue un error el larguísimo descanso de la Orquesta que actuó el domingo en la carpa del Paseo Fernando Arrabal dentro del Domingo de Piñata. Seguramente la culpa no sea de la Orquesta, y alguien debería haberles dicho que aquello no se iba a prolongar hasta altas horas, de tal modo que tendrían que haber vuelto a actuar nada más concluir la entrega de premios de los concursos de Carnaval. El descanso duró como mínimo una hora, y claro, mucha gente se fue yendo para no volver.


[3] La falta de pañuelos

Dios me libre de criticar a la gente de la Asociación Carnavaldeltoro.es con todo lo que hacen, pero el próximo año habría que conseguir que alguien pagase la impresión de unos cuantos pañuelos más para repartir en el Campanazo. Más que nada porque me suelo poner a hacer fotos al inicio de la calle Madrid a todos los que pasan, y los que ya se quedan sin él, se me acaban quejando a mí...


[2] La espera para las capeas

Hace unos años se reformó el esquema de eventos carnavaleros de la mañana para que, si el encierro dura poco (como viene ocurriendo en los últimos años -incluso ha pasado este año con el encierro a caballo-), la capea pueda empezar poco después del encierro y no haya que esperar hasta las 12.00 horas como ocurría antes. Sin embargo, este año, y sin ‘motivo aparente’, prácticamente se ha aguantado hasta esa hora para el arranque de las capeas, para ‘aburrimiento’ del público congregado en la Plaza.


[2] Las polémicas tres años después

Ha sido tan buen Carnaval que incluso ha habido que ‘inventar polémicas’, o mejor dicho, verlas donde todavía nadie las había descubierto. Me refiero a la polémica surgida por el hecho de que compartieran paseíllo en la tarde del Lunes los participantes en el festival taurino y en la exhibición de recortes posterior. Más allá de que pueda ser acertado o no, lo cierto es que los recortadores ya habían compartido paseíllo en los dos años anteriores, concretamente, con jóvenes del Bolsín, y ‘nadie había dicho nada’.


 [1] La suciedad en la Plaza previa a las capeas

Esto es muy difícil tanto de solucionar como de evitar, pero algún año de estos va a haber un disgusto en las capeas nocturnas producto de alguna de las botellas, botellines o vasos que son arrojados a la arena del coso taurino en los tiempos previos a esas capeas, por parte de jóvenes que van hasta allí a beber un rato mientras disfrutan de las charangas que tocan cada uno de los días.


[1] El desfile de carrozas

Gracias al impresionante empeño que le pone cada año la Asociación de Vecinos de San Andrés (este año tendrían que haber dividido su carroza en dos y así haberse llevado dos premios), el desfile de carrozas del Carnaval no se ha extinguido totalmente, pero evidentemente la situación es muy preocupante con un único participante. Quizá es que ya ha pasado el tiempo de las carrozas ‘clásicas’ y ahora se llevan otro tipo de estructuras más pequeñas y que pueden dar juego todos los días, como las que llevaron Willy Fog, el FarinatoFest o la Fantasía Medieval.


[0] Al impresentable recortador

No me digan por qué, en el Toro del Aguardiente ya le vi ‘apuntar maneras’ al recortador que en la capea de la mañana del Martes protagonizó uno de los momentos más bochornosos que se han vivido en la Plaza, con su agresión a un maletilla, con carrera incluida para darle. Viendo la reacción de la Plaza, los recortadores deberían concienciarse que no son los dueños del cortijo y de que el Carnaval no gira en torno a ellos.


[0] La ocupación de los burladeros y barreras

Copio y pego lo de todos los años: una vez más es lamentable ver personas que no hacen más que estar agarradas a la barrera y subiendo y bajando de la misma, o llenando los burladeros, quitando espacios a aquellos que realmente sí son valientes y recortan o se ponen con la muleta delante del toro.