Viernes, 22 de noviembre de 2019

La Junta blinda la caza con una Proposición de Ley que determinará las especies cinegéticas

Las especies objeto de caza serán aquellas que no tengan una protección estricta conforme a la normativa comunitaria y puedan soportar una extracción ordenada de ejemplares

La caza es una actividad fundamental en Castilla y León / CORRAL

Ante el auto de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia por el que se suspende el decreto de abril de 2018 sobre las especies consideradas cinegéticas, la Junta de Castilla y León blindará la caza en la Comunidad con una Proposición de Ley que será presentada este jueves en las Cortes regionales.

La Proposición de Ley, a iniciativa del Grupo Popular y a la que se han sumado otros partidos, pretende trasladar a la Ley de Caza de Castilla y León las especies que pueden ser objeto de caza, elevando así el listado de especies a rango de ley para garantizar en el futuro la actividad cinegética.

La Junta de Castilla y León emitía a última hora de este miércoles un comunicado en el que explica que con esta medida pretende, conforme a lo establecido en las Directivas europeas, traspuestas en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, asentar con rango de Ley las especies definidas como cinegéticas, declarando como tales aquellas que, no encontrándose en ninguno de los supuestos de protección estricta conforme a la normativa comunitaria, estatal y autonómica, y que debido  a sus niveles poblacionales, su distribución geográfica y su índice de reproductividad, puedan soportar una extracción de ejemplares ordenada y controlada administrativamente, así como un régimen complementario de protección de estas especies que garantice que el ejercicio de la caza no comprometa el estado de conservación de las mismas en su área de distribución, en el marco de un Plan General de Caza, en el que se establezcan limitaciones adicionales, que contemplen las peculiaridades comarcales, las medidas necesarias que deriven de las variaciones climáticas temporales o la evolución local de determinadas especies.  

La caza, actividad fundamental en Castilla y León

La Junta considera que “Castilla y León no puede prescindir de la caza. Además de su componente cultural y tradicional, al margen de ser un recurso económico muy importante tanto para los titulares de los aprovechamientos cinegéticos, en su mayoría administraciones locales como ayuntamientos y juntas vecinales con cuyos recursos financian servicios públicos, que se verían mermados en su financiación, y también para distintos sectores económicos de hostelería y servicios en el medio rural que giran en torno a dicha actividad, y por tanto es empleo y fijación de población, la caza es un medio imprescindible para contribuir al control sanitario de la fauna salvaje, y por ende de la sanidad de la cabaña ganadera, e indirectamente de las personas, y también lo es para reducir riesgos a la seguridad vial y la protección de la vida e integridad de los conductores y pasajeros de vehículos en nuestras carreteras y, finalmente, la caza es esencial para el propio control poblacional de las especies que es garantía de su estado de conservación favorable, así como para mantener en estado de conservación favorable las especies más vulnerables cuyo hábitat y desarrollo se vería comprometido por la competencia en el medio de una fauna descontrolada”.