Domingo, 24 de marzo de 2019
Las Arribes al día

¿Por qué esperar a la apertura de la trucha para disfrutar de la pesca a mosca?

La zona de Sardón de los Frailes, en el embalse de Almendra, fue el escenario donde pudimos disfrutar de la pesca a mosca seca

Primera carpa amosca seca de la temporada, en esta ocasión con una chernobyl / CORRAL

Cada vez estoy más convencido de que la pesca con mosca artificial ofrece unas posibilidades infinitas. Prácticamente en cualquier época del año posibilita la pesca deportiva de varias especies, solo depende de que la técnica que utilicemos sea la correcta para el pez que queremos capturar.

Estos días de febrero en los que el sol brilla con fuerza, las carpas se animan y comienzan su ciclo vital en los embalses una vez pasado el momento de baja o nula actividad ante las bajas temperaturas. Eso al menos puede apreciarse en el embalse de Almendra, uno de los escenarios de pesca que casi nunca defrauda.

Después de que los barbos asomasen en las zonas próximas a la entrada de arroyos y regatos tras las lluvias, estas zonas del embalse de Almendra han sido tomadas por las carpas, que buscan el alimento que en forma de algas y otros organismos vegetales se concentran en el agua, muchos de ellos sobre la superficie, por lo que para el pescador de mosca es una gran oportunidad para emplear la técnica de mayor plasticidad y emoción, pues no hay nada como observar cómo un pez se dirige a tomar nuestra artificial.

En este caso, a falta de una imitación de alga, utilizamos como señuelo una chernobyl, mosca que no imita a ningún insecto en especial, pero que tiene un gran poder de atracción, de ahí que sea conocida como mosca atractora. El montaje consiste en dos láminas de foam, una de color naranja para lo que podríamos llamar el abdomen y otra negra como caparazón. Ambas se sujetan sobre un anzuelo del nº 6 de tija larga y que previamente hemos cubierto con unas fibras de pavo real. A medida que vamos realizando el montaje de las dos láminas de foam, atamos en ambos extremos del cuerpo dos mechones de pelo de ciervo negro o unos pelos de goma para que hagan de patas. Por último, en la parte superior colocamos dos pequeños trozos de foam de colores vivos, rojo y blanco, para que actúen como señalizador y nos permitan ver mejor la mosca sobre la superficie.

La pesca

En esta ocasión elegimos la entrada de uno de los arroyos en las proximidades de Sardón de los Frailes, lugar que ofrece unas zonas extraordinarias para la pesca, pues tiene de todo, incluso nos permite asomarnos al cauce del Tormes en busca de los grandes predadores que habitan lo más profundo del embalse.

Nada más acercarnos a la orilla podemos observar a las carpas ‘abocando’ a la superficie en busca de alimento, así que la oportunidad es inmejorable para utilizar una mosca de superficie, en esta ocasión me decanté por una chernobyl después de utilizar un pequeño escarabajo y perderlo en la primera picada al romperse el bajo de línea, así que me decanté por uno de 0,18 mm en lugar de el de 0,12 que tenía atado al bajo trenzado y que provenía de mi último día en busca de las truchas, que ya ni me acuerdo.

Había cogido la caña de 9 pies en lugar de la de 8,5, que es la que utilizo habitualmente por su comodidad para moverme en el Tormes, en Ambasaguas, donde los árboles apenas dejan oportunidades para mover en el aire el sedal pesado.

No sé por qué no volví a montar otro escarabajo, pues nada más ponerlo delante de una de las carpas fue inmediato, pero al sacar la caja de moscas usadas me llamó la atención la chernobyl, así que me dejé llevar por la intuición. Y acerté. La chernobyl funcionó bien cuando Argo, mi bretón, se lo permitía y decidía correr en la distancia después de chapotear en el agua en el lugar donde me encontraba. Ya sabía que no era buena idea llevarlo, pero también tiene derecho a disfrutar del campo.

Pues así hasta tener en las manos varias carpas y quedarme sin las tres chernobyl que llevaba en la caja de moscas, que coincidía con la puesta de sol a eso de las siete y media de la tarde, excelentes dos horas de pesca que me permitieron sacar los primeros peces de la temporada a mosca seca, por lo que vemos que no es necesario esperar a la apertura de la trucha el próximo 17 de marzo para disfrutar de la pesca a mosca.    

  • Buena carpa
  • Efectividad de la chernobyl
  • Montaje de Chernobyl