Jueves, 27 de junio de 2019

La Grande Chapelle y la Schola Antiqua se unen para interpretar ‘Vísperas de Confesores’

Este concierto forma parte de la programación del Ciclo ‘Salamanca Barroca’, organizado por el Servicio de Actividades Culturales de la Universidad
1Concierto en la Real Capilla de San Jerónimo de la Universidad de Salamanca / Lydia González

La Grande Chapelle y Schola Antiqua, dos grandes conjuntos musicales españoles que han colaborado ya en muchas ocasiones, se reunieron esta tarde en la Real Capilla de San Jerónimo de la Universidad de Salamanca, conmemorando el 250 aniversario de la muerte de José de Nebra, con la reconstrucción de un singular Oficio de Vísperas del Común de los Santos y de la Virgen.

La obra, también conocida como Vísperas de Confesores, a la que puso música el compositor aragonés en 1759, se trata de una pieza para cuatro voces a cappella, que Albert Recasens y Juan Carlos Asensio, directores de ambas agrupaciones, presentan en su contexto litúrgico-musical original, con las partes polifónicas alternando con canto llano y versos de órgano.

Este concierto forma parte de la programación del Ciclo ‘Salamanca Barroca’, organizado por el Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca, en colaboración con el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM).

La Grande Chapelle es un conjunto vocal e instrumental de música antigua con vocación europea; formado por avezados intérpretes procedentes de diferentes países europeos. Esta heterogeneidad de la plantilla constituye un sello distintivo del conjunto, que rehúye de la uniformidad tímbrica y da prioridad a los relieves sonoros. La música sacra centra primordialmente el interés de La Grande Chapelle, cuyo principal objetivo es realizar una nueva lectura de las grandes obras vocales españolas de los siglos XVI a XVIII, con especial predilección por la producción policoral del Barroco.

Al mismo tiempo, tiene el propósito de contribuir a la acuciante labor de recuperación del repertorio musical hispano. De ahí que, desde su seno, se estimule la investigación (acopio de materiales, inventario, estudio y transcripción), el estreno de repertorio desconocido, la grabación discográfica e incluso la edición de obras según la metodología científica más contrastada.

Albert Recasens, encargado de la dirección, es doctor en Musicología por la Universidad de Salamanca, con una tesis sobre la música escénica madrileña del siglo XVIII. Desde los inicios de su carrera combina la práctica musical, la gestión y la investigación musicológica, convencido de que es necesario un esfuerzo interdisciplinar y un compromiso total para divulgar el patrimonio musical olvidado.

Fotos: Lydia González