Jueves, 21 de marzo de 2019
Las Arribes al día

El jabalí centra la actividad cinegética en Las Arribes

Finalizadas las monterías ‘de trámite’, el próximo fin de semana se celebran en Villarino dos manchas que casi nunca fallan

Algunos de los participantes en la cacería del pasado domingo en Villarino / CORRAL

Concluida la temporada de caza menor el último domingo de enero, la actividad cinegética en Las Arribes se centra este mes de febrero en el jabalí. Monterías, batidas y ganchos, cacerías colectivas todas ellas, concentran a cientos de aficionados en los distintos municipios en busca –con mayor o menor suerte– de este suido, que a pesar del aumento de sus poblaciones hace bueno el refrán aquel de ‘al  cazador leña y al leñador caza’.

Eso, precisamente, es lo que se ‘barruntaba’ el pasado fin de semana en Villarino, donde la Asociación de Cazadores de la localidad organizaba varios ganchos y que concluyeron sin ver un cochino y con más zorros de los deseados, por aquello del daño que hacen sobre la caza menor.

Por todos los conductores que ejercen alguna actividad en el mundo rural es conocido la multitud de accidentes y avistamientos de jabalíes que se producen en las carreteras, los agricultores saben también de los daños que provocan en los cultivos, y hasta los seteros conocen del rastro que el jabalí deja con su hocico en la tierra. Tanto es así que la Junta de Castilla y León ha ‘abierto la mano’, aún no lo suficiente, para intentar reducir las poblaciones de jabalíes.

Pues bien. Como se dice en el argot jabalinero, el otro domingo en Villarino, ‘ni un pinchazo’, vamos, ni una hozadura en el suelo. En la cacería participaron unos 15 cazadores entre escopetas y perreros, en su mayoría locales, aunque también de Trabanca y Vitigudino. Se montearon Los Piconitos, donde había puesta alguna expectativas, y no salió un guarro. Después le llegó al Soto, una pequeña mancha bajo la central hidroeléctrica, y repetición del resultado.

Eso sí, un poco de lluvia y un viento del oeste que impedía casi encarar el arma, menos mal que no hizo falta.  Habrá que intentarlo el próximo fin de semana, 16 y 17 de febrero. El sábado toca la mancha El Reventón, buena zona, y el domingo, Los Parisales, aún mejor, pues casi siempre cumple algún cochino cuando no varias manadas. Allí estaremos.