Miércoles, 22 de mayo de 2019
Guijuelo al día

El proyecto de bioenergía de Guijuelo entra en su fase de investigación

Durante un año se estudiará la mejor manera de convertir residuos de la industria cárnica en biogas, biofertilizante y plásticos biodegradables

Guijuelo da un paso más en la puesta en marcha del novedoso plan GUIBEP de bioeconomía de la villa. Tal y como se anunció en el pasado, Aqualia pone en marcha una nueva fase del proyecto de aprovechamiento de residuos en la planta depuradora de aguas de la villa. En esta ocasión se ha presentado la fase de investigación del proyecto de aprovechamiento bioenergético a la que seguirá una fase piloto en 2020 y finalmente la implantación del proyecto a nivel comercial en un futuro cercano. 

Diversos responsables del Ayuntamiento, Aqualia, empresa que desarrolla el proyecto, llamado ADVISOR, y la empresa cárnica Maguisa se dieron cita en la estación depuradora para dar a conocer los detalles del proyecto.

El alcalde, Julián Ramos, indicó que se trata de un novedoso proyecto que convertirá residuos en bienes aprovechables, algo de gran utilidad para un municipio como Guijuelo: "Un proyecto enmarcado en nuevas iniciativas dentro del sector bioenergético y bioeconómico. Nos parece fundamental, una apuesta de futuro que se tiene que hacer en un municipio empresarial como es Guijuelo. En este caso, presentamos un proyecto que puede dar solución a los residuos de nuestras industrias, al desarrollo del empleo y generación de bioconomía".

La jefa de Depuración del Área, Marta Casado, destacó que muchos de los residuos que se tratan en la depuradora de Guijuelo se pueden aprovechar para otros usos: "Hace ya un año que se nos pidió que estudiáramos la manera de tratar los residuos en la planta depuradora. Hemos estado un año y medio investigando los procesos y la tecnología necesarias para gestionar estos residuos. Hasta ahora hemos visto que es viable, y vamos a comenzar la fase piloto. En un futuro podremos dar una solución a la problemática de los residuos industriales, solventando además el tratamiento de concentraciones de gases como el nitrógeno o el metano, que se emplearía en la creación de biogas, por ejemplo".

Víctor Monsalvo, responsable del Área de Ecoeficiencia del Departamento de Innovación y Tecnología de Aqualia, detalló los productos que se estudiarán en la planta: "Concurrieron 64 proyectos a nivel nacional, y fuimos uno de los cuatro mejores de toda España. Vamos a llevar una fase de investigación en la que se tratarán residuos procedentes de la industria cárnica para generar tres tipos de productos: biocombustible de tipo ecológico que se puede utilizar para vehículos. El segundo sería biofertilizante, muy útil en el mundo rural, y finalmente plásticos biodegradables, muy demandados ahora por la problemática que suponen los plásticos contaminantes. Si el programa piloto va bien, en 2020 comenzaría otra fase a mayor escala. Por el momento se crearán en torno a 6 puestos de trabajo en la fase de investigación". 

Los residuos, en esta primera fase, provendrán únicamente de la empresa Maguisa, que según su gerente, Luis Picado, genera 19 millones de kilos de residuos al año. "Es una gran cantidad de restos que tienen que ser debidamente tratados, si encima sirven para generar beneficio, pues mucho mejor. Estaremos escogiendo de manera selectiva purines, agua de colas, fangos y sangre, para ser estudiados y determinar el mejor uso para cada tipo de residuo". 

Uno de los usos más inmediatos será la creación de estación de servicio de gas para vehículos, de la que se podrían beneficiar vehículos municipales en un futuro no muy lejano. La esperanza es atraer a futuras empresas que aprovechen el ciclo de aprovechamiento de residuos. El proyecto durará 2 años y 3 meses y cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros cofinanciado por el programa FEDER Innterconecta del CDTI con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad y de la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) hasta finales de 2020.

Ver más imágenes: