Miércoles, 17 de julio de 2019

La Lengua Teatro Triunfa en el Liceo

Brillante radiografía del sadismo nazi

Sábado, 26 de enero, 2019. Teatro Liceo. Obra: La Indagación, de Peter Weiss. La Lengua Teatro. Actores: Manuel Bartolomé, Claudia Machado, Marisa Orobón, Ángel Barés, Guillermo Luna, Miguel A. Luengo, Nayra Calvo, Julián de la Vega, Paz Lleras, Elena Martín y Beatriz Rodríguez. Dirección: Yogo Reis

Peter Weiss nació en 1934, hijo de un comerciante judío, buena parte de su vida la pasó saltando de un país a otro. Huyó de Alemania a Inglaterra para posteriormente vivir en Checoslovaquia, Suiza y Suecia, donde, parece ser que encontró asiento definitivo. Weiss fue esencialmente un artista plástico, un pintor reputado cuya obra  dio a conocer en exposiciones por toda Europa-

Pero también fue poeta en sus inicios literarios para pasar después a engendrar un tipo de teatro-documento, basado en textos plagados de referencias reales, de documentos estadísticos etc… Así escribe La indagación, en ese contexto de dramaturgia.

La Lengua Teatro subió ayer a las tablas del Liceo esta obra del autor alemán, en la que cuenta el asfixiante y tenebroso relato de víctimas y verdugos del genocidio nazi en la Segunda Guerra Mundial.  Dos décadas después de finalizado aquel horror, en una sala del Ayuntamiento de Frankfurt comparecen los responsables del campo de exterminio de Auschwitz.

Todos conocemos ya de sobra el relato de aquellas atrocidades contra judíos, homosexuales, gitanos…seis millones de personas, hombres, mujeres y niños gaseados en cámaras de gas.

Los actores de La Lengua Teatro consiguen que el espectador, aún sabiéndose la historia, clave la atención en el escenario durante hora y media. Sombría y sobria escenografía de alambradas, economía de movimientos de los actores en escena pero valiosa y conseguida caracterización gestual y vocal, hacen que el espectador aprecie un conjunto de alto nivel interpretativo acompañado de una acertada y sólida fortuna en la utilización lumínica y musical para reforzar la alimentación visual del patio de butacas. Que se llenó, por cierto, así como los palcos del anfiteatro.

Acertada propuesta, pues, de La lengua Teatro en esta versión de un tema duro y conmovedor que todos quisiéramos olvidar, pero que forma parte real de lo más terrible de nuestra historia.