Miércoles, 12 de agosto de 2020

Reconocimiento a Zeljka Lovrencic

Lovrencic, Bilosnic, Brkan y Primorac, en  Zagreb

 

Amigos que hoy se reúnen en tan prestigiosa biblioteca de Zagreb:

Sepan que conozco a Zeljka Lovrencic y que reconozco su inmensa e invaluable labor como traductora de poetas y narradores croatas y latinoamericanos. Y eso hay que elogiarlo sin metáforas, con  muchos aplausos que hagan palpitar más deprisa el corazón viajero de esta escritora cuya generosidad, a la hora de hacer conocer la obra de otros, ha dejado en un segundo plano su propia obra ensayística, amplia y variada, rica en teoría literaria pero, sobre todo, en abordajes que llegan hasta la dermis de lo analizado o descrito.

Y así como ella pasa, de un momento a otro, del croata al castellano o del castellano al croata, así también la vemos pasando de la Europa de los Balcanes a la América del Delirio, saliendo de Zagreb para hacer sus travesías por Chile, Panamá, Colombia, Bolivia, México, Cuba... Zeljka está como en casa por ese mi continente primero, pero también en España, mi segunda patria, que ha recorrido casi por completo, no solo físicamente, sino literariamente, con autores que van desde Cervantes hasta otros muy actuales, hasta llegar a San Juan de la Cruz, el más notable poeta en lengua castellana y de quien pronto traducirá una selección de su obra.

En la cultural Salamanca y en su Universidad, que está cumpliendo ocho siglos de creación, la doctora Lovrencic es ampliamente conocida y reconocida, especialmente por sus traducciones aquí publicadas. Baste mencionar solo las dos obras más recientes, como son los poemarios ‘Historia’, de Drago Stambuk, y ‘El Tigre’, de mi hermano Tomislav Marijan Bilosnic, que aunque dice que vive en Zadar y ahora los asistentes creen estar viéndolo en la Biblioteca Bogdan Ogrizovich, sepan que él está en Salamanca, cual impetuosos Tigre recorriendo sus calles, camino a la Universidad o a la bodega donde supe llevarlo una vez y él vuelve  siempre.

Demasiado es lo que debemos a Zeljka Lovrencic, a esta ‘Señora de los Trasvases’ o ‘Señora de las Traducciones’, y el acto de hoy, en Zagreb, es una mínima muestra de gratitud hacia su incansable y riguroso trabajo por acercarnos a croatas y a los escritores y lectores del amplio continente del idioma castellano, que va desde España hasta la Patagonia, en el sur de América.

Apreciada Zeljka: Gracias, Gracias, Gracias…

Alfredo Pérez Alencart

Poeta y profesor de la Universidad de Salamanca

 

(*) Texto leído (en su versión croata) en la Biblioteca Bogdan Ogrizović de Zagreb, el pasado jueves 17  de enero.