Viernes, 23 de octubre de 2020

UPL denuncia la intención de un proyecto para desviar agua del Tormes hacia el sur de Valladolid

Entre los objetivos de la Junta, CHD y Diputación de Ávila estaría recargar el acuífero de Medina del Campo, actualmente sobreexplotado
El trasvase podría afectar al regadío y a las zonas actuales de ocio del Tormes / MANUEL LAMAS

El procurador de Unión del Pueblo Leonés (UPL) en Cortes, Luis Mariano Santos, ha registrado varias preguntas en el parlamento autonómico, a instancias del Colectivo Ciudadanos del Reino de León (CCRL), en las que interpela a la Junta sobre el proyecto, con participación del gobierno autonómico, que pretende desviar agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid.

En este sentido, UPL y CCRL recuerdan que el pasado mes de abril, el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, hacía público junto a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) el proyecto ‘Life Duero’, que se traduce en un proyecto con participación de Junta de Castilla y León, CHD y Diputación de Ávila, dotado con 21 millones de euros, que pretende desviar agua desde el río Tormes, en su sector salmantino, hacia el norte de Ávila y el sur de la provincia de Valladolid.

Según señalan los leonesistas, en dicho proyecto el desvío de agua se llevaría a cabo “con el objetivo de recargar el acuífero de Medina del Campo, actualmente sobreexplotado, y recuperar diversos humedales de Valladolid y Ávila”. A este respecto, UPL y CCRL recuerdan en las preguntas registradas en Cortes, que según el presidente de la CHD el norte de Ávila y sur de Valladolid son zonas que padecen “problemas de sobrexplotación y contaminación por la presión de la agricultura intensiva”, lo que justificaría dicho trasvase de agua para la Confederación.

Sin embargo, para los leonesistas la solución no debe pasar por el trasvase, e instan a la Confederación Hidrográfica del Duero a que rediseñe su política respecto al desvío de agua hacia Valladolid, señalando que, si en la provincia vallisoletana hay problemas de sobrexplotación, este hecho debería acometerse mediante “una política de mejora en el manejo de los recursos hídricos propios que posea la provincia de Valladolid, sin tener que desviar recursos desde provincias como León o Salamanca”.

Por otro lado, ante el pretendido desvío de agua desde el Tormes, en un proyecto que el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta ha calificado como una acción “pionera” por su “componente medio ambiental”, los leonesistas denuncian que “rebajaría el caudal del Tormes en la provincia de Salamanca”, recordando que este trasvase se sumaría al ya existente desde el embalse de Riaño, en la provincia de León, hacia las provincias de Palencia y Valladolid mediante el trasvase Cea-Carrión.

Por ello, Unión del Pueblo Leonés y Colectivo Ciudadanos del Reino de León exigen a la Junta que haga una valoración de “la política de desvío de agua de las provincias leonesas hacia Valladolid, teniendo en cuenta que la provincia vallisoletana se nutre principalmente para sus riegos en su parte norte del agua procedente de Riaño, y ahora en su parte sur se pretende que se nutra del agua que se desvíe desde el Tormes salmantino”.

Finalmente, los leonesistas solicitan a Junta y CHD que aporten datos y documentación sobre cómo puede afectar el planteado desvío de agua al caudal del río Tormes en época estival en su sector salmantino, así como en qué estudios se ha basado la decisión de que se haga un trasvase. En este sentido, UPL y CCRL apuntan directamente a “las consecuencias que puede tener el desvío de agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid para las campañas de riego en el campo salmantino en las diversas épocas del año y, especialmente, en la época estival”, mostrando su preocupación también sobre cómo puede afectar al caudal “en aquellas zonas que se emplean habitualmente como zonas de baño”.

Por todo ello, ante lo que Unión del Pueblo Leonés y Colectivo Ciudadanos del Reino de León califican como “un despropósito”, el procurador de UPL en Cortes, Luis Mariano Santos, ha registrado las siguientes preguntas:

1.- ¿En base a qué estudios han considerado conveniente la Junta y la CHD desviar el agua del río Tormes hacia el norte de Ávila y el sur de Valladolid?

2.- ¿Qué cálculos manejan Junta y CHD sobre cómo afectaría el desvío de agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid al nivel de caudal del río Tormes en la época estival?

3.- ¿Qué consecuencias se prevén del desvío de agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid sobre el nivel de los embalses salmantinos ubicados en el río Tormes en las diversas épocas del año y, especialmente, en la época estival?

4.- ¿Se han valorado y, en su caso, cuantificado, las consecuencias que puede tener el desvío de agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid para las campañas de riego en el campo salmantino en las diversas épocas del año y, especialmente, en la época estival?

5.- ¿Cómo valora la Junta la política de desvío de agua de las provincias leonesas hacia Valladolid, teniendo en cuenta que la provincia vallisoletana se nutre principalmente para sus riegos en su parte norte del agua procedente de Riaño, y ahora en su parte sur se pretende que se nutra del agua que se desvíe desde el Tormes salmantino?

6.- ¿Va a instar la Junta a la CHD a que rediseñe su política respecto al desvío de agua de las provincias leonesas hacia Valladolid, en vista de que en la provincia vallisoletana lo que hay son, según la CHD “problemas de sobrexplotación”, que aconsejarían una política de mejora en el manejo de los recursos hídricos propios que posee la provincia de Valladolid, sin tener que desviar recursos desde provincias como León o Salamanca

7.- ¿Qué consecuencias se prevén del desvío de agua desde la provincia de Salamanca a las de Ávila y Valladolid sobre el caudal del río Tormes en la provincia de Salamanca en la época estival, y especialmente, en aquellas zonas que se emplean habitualmente como zonas de baño?