Miércoles, 19 de diciembre de 2018

La Cumbre Hispano-lusa concluye sin compromiso sobre el enlace ferroviario de Salamanca con Oporto

Ambos gobiernos acuerdan una actuación conjunta en prevención de incendios, interconexiones energéticas o la promesa de una autovía de Zamora a Bragança

Antonio Costa y Pedro Sánchez junto al comandante José Rivas / Foto: El Norte de Castilla

Pedro Sánchez ha anunciado en rueda de prensa conjunta con el primer ministro portugués, Antonio Costa, las áreas objeto de los siete acuerdos firmados en la tarde de hoy, resultado de la trigésima cumbre ibérica: protección civil, despoblación, empleo, fomento de la enseñanza del portugués y del español así como el intercambio de expertos en museos, control de especies invasoras en el río Guadiana, conexión para la transición hacia las energías renovables y visión común en políticas migratorias.

Unas tres horas de conversación que acaban con un compromiso de colaboración en ciertos temas en los que ya se venía trabajando, como la coordinación en la lucha contra los incendios. Se ha mostrado Pedro Sánchez muy preocupado por la despoblación de los territorios interiores de la península ibérica y Antonio Costa ha concretado que se creará un grupo de trabajo al respecto. Salamanca al Día ha podido conocer que se va a crear un equipo de trabajo dirigido por el vicerrector de la Universidad de Aveiro, Anselmo Castro y por la Comisaria Española para el Desafío Demográfico, Isaura Leal, que antes de finales de abril de 2019 deberá presentar alguna conclusión.

Antonio Costa se ha referido a la importancia de las conexiones viarias y ferroviarias ibéricas y ha anunciado la unión de Bragança y Zamora mediante autovía. Era una antigua reclamación del nordeste trasmontano y de la provincia de Zamora.

Ninguno de los dos, sin embargo, ha concretado nada durante la comparecencia sobre el enlace ferroviario de Salamanca con Oporto, todavía sin definición sobre si se realizará a través de la línea férrea de la Beira Alta o de la línea del Duero, ni sobre los plazos para su ejecución.

En varias ocasiones ambos mandatarios se han referido a la interconexión energética, sobre la que Pedro Sánchez ha incidido en la voluntad de caminar hacia las energías renovables. Alusión ésta que podría interpretarse como un gesto sensible a una reivindicación histórica de la sociedad portuguesa: el cierre de la central nuclear de Almaraz, en Navalmoral de la Mata, a menos de 100 km de la frontera de un país que no tiene energía nuclear. El gobierno español ya ha mostrado en otras ocasiones cuál es su posición frente a las centrales nucleares que finalizan su ciclo.

Los programas socioeconómicos comunes que permitan el acceso a fondos comunitarios para impulsar estas regiones también han protagonizado esta bilateral, donde se ha colado a última hora la polémica sobre la candidatura al mundial de fútbol 2030.

En la ‘semana del Brexit’ también se ha hablado de la dimensión europea de la colaboración hispano-portuguesa, a la que Sánchez se ha referido como “la proyección europea de nuestro carácter ibérico” y que se basará en la adopción de una misma posición de cara a la Eurocumbre de Bruselas de diciembre y en las perspectivas financieras sobre obtención de fondos comunitarios, con las elecciones de mayo de 2019 a la vista. 

Según se ha dicho en la rueda de prensa, veintidós han sido los ámbitos sobre los que se ha trabajado durante estos últimos meses, desembocando en siete acuerdos bilaterales, donde la cultura, la ciencia y la educación también han tenido su papel, confirmando Antonio Costa que se va a fomentar la enseñanza del español en Portugal y del portugués en España, y se va a avanzar en el desarrollo conjunto de la computación y del espacio digital. Pedro Sánchez ha anunciado que Valladolid acogerá en abril de 2020 el inicio de la exposición itinerante que conmemorará el quinto centenario de la circunnavegación de Magalhães y Elcano. 

Asimismo, España y Portugal presentarán una posición común en el Pacto Global por las Migraciones de la ONU, que se desarrollará en Marrakech en el próximo mes de diciembre.

La trigésima cumbre hispano-portuguesa ha comenzado poco antes de las cinco de la tarde en la plaza de San Pablo de Valladolid con la tradicional foto de familia precedida de honores militares. Los himnos de Portugal y de España prácticamente no se han podido escuchar debido a la tremenda pitada que en ese momento realizaban los participantes en una manifestación convocada por varios sindicatos de prisiones.

El arranque estaba previsto a las 16h30, pero, según han informado los organizadores, la comitiva del primer ministro portugués, Antonio Costa, estaba retrasada debido a la niebla que ha encontrado de camino. Costa estuvo ayer visitando los concejos portugueses de Penamacor e Idanha-a-Nova, lindantes con la provincia de Cáceres, y también estuvo en Vilar Formoso. Precisamente, los asuntos que incumben a los territorios rayanos han sido los protagonistas sobre los que ha girado el encuentro de esta tarde en el Palacio Real de Valladolid.

Sin embargo, asociaciones empresariales y cívicas portuguesas de estas comarcas fronterizas se lamentan de no haber sido consultadas sobre los asuntos de su realidad cotidiana y que han sido objeto de las conversaciones de esta cumbre. Reivindicaciones al gobierno portugués como la petición de discriminación fiscal positiva para empresas y particulares de estas regiones interiores o la abolición de los peajes en la A23 y la A25, de la que también se beneficiarían los turismos y vehículos de mercancías españoles.

José Gameiro, presidente de la Asociación Empresarial de la Beira Baixa, con quien ha hablado Salamanca al Día, afirma no haber sido consultado acerca de ningún pormenor de los que supuestamente formaban parte del orden del día.

La existencia de buenas infraestructuras y de algunas ventajas fiscales en ciertos territorios europeos de frontera, las convierte en núcleos de atracción de viajeros, negocios y capitales. Situación que no se da en la frontera luso-española de Vilar Formoso- Fuentes de Oñoro, donde ambas localidades asisten a la decadencia de su antiguo dinamismo comercial, que quedará definitivamente tocado cuando se abra el último tramo de la autovía que conectará la A62 con la A25. Ya no serán lugares de paso y parada. Por ello, la población de estas localidades protagonizó ayer protestas aprovechando la visita a Vilar Formoso del ministro de Infraestructuras portugués, Pedro Marques, acompañado del primer ministro, para la firma del contrato de construcción del tramo final de 3,5 kilómetros, cuya inauguración está prevista para mediados de 2020.

Las cumbres ibéricas sustituyeron al denominado Pacto Ibérico entre los gobiernos de Salazar y Franco. Fueron creadas por voluntad de Mário Soares y Adolfo Suárez hace 40 años.

Pedro Sánchez ha elegido para terminar su intervención una frase que, al parecer, había pronunciado el ministro de Ciencia y Tecnología, Pedro Duque, durante la reunión: “Europa necesita más iberismo y la península ibérica necesita más Europa”.

Según se ha dicho, la ciudad portuguesa de Guarda será la anfitriona de la próxima Cumbre Ibérica, en junio de 2019.