Martes, 13 de noviembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El número de bautismos y primeras comuniones creció de forma notable en la Diócesis en 2017

En lo que respecta al balance económico, la Diócesis tuvo un déficit el año pasado de 60.932,06€

Algunos de los niños que tomaron la Primera Comunión en 2017 con la procesión del Corpus Christi

La Iglesia Católica conmemorará el próximo domingo 11 de noviembre el Día de la Iglesia Diocesana 2018, una acción especial con la cual se exhorta a los fieles católicos a que contribuyan económicamente al sostenimiento de la Iglesia. Como es habitual, la Diócesis de Ciudad Rodrigo ha aprovechado la cercanía de esta celebración para hacer público el ‘resumen’ de la vida diocesana durante el año anterior, en este caso, 2017.

Por un lado, está el balance económico, que presenta un déficit de 60.932,06€, tras registrarse unos ingresos de 1.839.106,13€; y unos gastos de 1.900.038,19€. En lo que se refiere a los ingresos, un año más la mayor parte -más de la mitad- procede del Fondo Común Interdiocesano, es decir, del dinero que llega a la Iglesia Católica través de la ‘X’ de la Declaración de la Renta. Este año esa cantidad asciende a 1.056.450,20€.

Además, a través de aportaciones voluntarias de los fieles (colectas, donativos o suscripciones), han llegado 363.905,05€; por patrimonio y otras actividades (arrendamientos, subvenciones, o ingresos financieros), 105.258,86€; y por otros ingresos (servicios, subvenciones o enajenaciones), 313.492,02€.

Mientras, en lo que respecta a los gastos, casi la mitad del dinero, 848.464,53€, fueron destinados a la retribución del clero (sueldos y seguridad social). En conservación de edificios y gastos de funcionamiento hubo un gasto de 416.463,08€; en acciones pastorales y asistenciales, 126.281,26€; en retribución del personal seglar (los trabajadores del Palacio Episcopal), 60.852,90€; y en aportaciones a centros de formación, 50.716€. Los restantes 397.260,42€ fueron destinados a gastos variados como nuevos templos o programas de rehabilitación.

 

El otro gran balance es el de la actividad pastoral, celebrativa y evangelizadora, donde hay algunos datos bastante interesantes, como el destacado aumento en el número de bautismos y primeras comuniones en el ejercicio 2017. En lo que respecta a bautismos, hubo 157, frente a los 122 y 126 de los dos años anteriores; mientras que en lo referente a las primeras comuniones, se produjeron 143, frente a las 103 de los dos años anteriores.  Además, se confirmó a 104 personas, cifra intermedia entre las de 2015 (78) y 2016 (125); y se celebraron 79 bodas, en la línea habitual (hubo 75 en 2015 y 77 en 2016).

Para la impartición de estos sacramentos, la Diócesis contó con 55 sacerdotes, que hicieron unas 90.000 horas de actividad pastoral. Asimismo, la Diócesis contabilizó en el año 2017 a 43 religiosos (con 3 monasterios en funcionamiento), 45 misioneros, 134 catequistas, 71 voluntarios de Cáritas, y 20 voluntarios de Manos Unidas.

Como otros datos significativos, la Diócesis mantiene sus 120 parroquias, ermitas y casas parroquiales, dos centros educativos católicos, y dos centros sociales y asistenciales. En total, la Diócesis atendió en 2017 a un total de 425 personas, de las cuales 102 son personas mayores, enfermos crónicos y personas con discapacidad, y 15, drogodependientes.