Domingo, 21 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Dejadez y desinterés en el mantenimiento del Arrabal de San Sebastián

El Ayuntamiento mirobrigense estudia una intervención en los próximos meses

Las antiguas escuelas son compartidas entre animales y personas/Foto:Adrián Martín

Vivir en una pedanía como El Arrabal de San Sebastián tiene una serie de comodidades que una ciudad no la puede ofrecer, casas de plata baja, amplitud, una cálida chimenea para los meses de invierno, y dada su construcción, son muy frescas en la época estival.

Visitar o pasear por uno de estos agregados mirobrigenses, es toda una experiencia conmovedora que entrega un pueblo pequeño sin salir a penas del casco urbano de Ciudad Rodrigo.

 

Pero la sensación de desidia y abandono que en este momento sufre El Arrabal de San Sebastián, es para echarse las manos  a la cabeza y preguntarse cómo es posible, que uno de los  catalogados pueblos más bonitos de España, tenga esa indiferencia y desánimo en el mantenimiento de calles, jardines e instalaciones públicas de uno de sus agregados más cercanos que lleva el nombre de su Santo Patrón.

Pasear por cualquier calle, da la sensación de un pueblo deshabitado o tercermundista.

Como nuestros lectores podrán observar en las imágenes que acompañan a este texto, el mantenimiento de las calles en esta época otoñal es nula, el sostén de jardines a excepción de una pequeña plaza es también nula, al igual que el mantenimiento del arbolado y varias zonas verdes, hoy en día llenas de hierbajos que tapan incluso la parada de autobuses que tienen que limpiar los propios usuarios para poder cobijarse bajo el techo de la parada, o bien poder esperar sentados.

El parque infantil, además de obsoleto, es totalmente impracticable, por la cantidad de maleza y excrementos de animales repartidos por toda la zona, ni hablar de la zona deportiva, donde se pueden apreciar los restos de unas canastas de baloncesto, hoy en día impracticable.

Pero ya clama al cielo, cuando comprobamos que uno de los lugares públicos utilizados eventualmente por los vecinos y vecinas del pueblo para hacer sus reuniones y actividades colectivas, se encuentra cortado el acceso con una valla electrificada para el control de espacio de unos caballos que pastan en los aledaños municipales.

Los caballos se colocan en la puerta de las antiguas escuelas, defecando en la puerta, y aunque son animales dóciles, los usuarios de las instalaciones, normalmente de avanzada edad, tienen miedo a recibir alguna coz o ser arrollados por algún equino.

Pero no queda aquí la cosa, la antigua casa del maestro sufre un deterioro importante, llegando ya a ser un peligro para algún menor que por imprudencia se introduzca en la ruinosa casa libre de acceso sin ningún tipo de seguridad.

Según ha comentado a este medio de comunicación el concejal de urbanismo, Joaquín Pellicer, ha mantenido una reunión con los vecinos y se decidió empezar con el pintado y adecuación de las escuelas, aportando unos botes de pintura para que los propios vecinos pudieran lavar la cara a dichas instalaciones, que a día de hoy no se sabe nada de los botes de pintura, ni las instalaciones están pintadas.

Por parte de Pellicer, es una tarea pendiente que tiene el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y muy pronto se tomarán medidas de actuación en el Arrabal.

En cuanto a jardines y mantenimiento el Teniente de Alcalde, Domingo Benito, al ser consultado por Ciudad Rodrigo al Día, se mostró preocupado por esta situación, que aunque no es grave, “necesita una actuación por parte del consistorio”  solucionando en los próximos meses todas las carencias que pueda tener el agregado en cuanto a mantenimiento se refiere.

Por otro lado, el partido en la oposición, también ha mostrado interés por la situación, con una reunión recientemente con los vecinos a los cuales trasladaron que presionarían al equipo de gobierno a interesarse por este asunto.