Martes, 20 de noviembre de 2018

Salamanca Memoria y Justicia se congratula de la aprobación Real-Decreto-Ley para exhumar los restos de Franco

La agrupación ha hecho público un comunicado en el que muestra su satisfacción
Imagen del Valle de los Caídos extraída de Wikipedia.

La Asociación Salamanca Memoria y Justicia se congratulaba este viernes de la aprobación del Real-Decreto-Ley que modifica la Ley de Memoria Histórica 52/2007, del 26 de diciembre, para la exhumación y traslado del dictador Franco del Valle de los Caídos. Ante ello, emitía un comunicado que publicamos a continuación.

Hoy 24 de agosto se ha aprobado el Decreto Ley que hace posible la exhumación del Valle de los Caídos, más bien Cuelgamuros, de los restos de Franco.

Desde la Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia queremos hacer llegar nuestra satisfacción ante ste acontecimiento.

Esta medida responde al sentir mayoritario de la sociedad española, que considera que esto pone fin a una situación anómala e impropia de un Estado democrático y de Derecho consolidado; situación mantenida durante 40 años y totalmente impensable en cualquier otro país europeo: tener enterrado a un dictador junto a sus víctimas.

Hace más de un año, en el Congreso, y sin el voto en contra de ningún grupo político se aprobó una Proposición No de Ley para dar cumplimento preferente a la exhumación de los restos de Franco y su traslado a un lugar fuera del Valle de los Caídos, instándose al Ejecutivo a realizarlo de una forma decidida y urgente.

Esta exhumación sirve también para dar debido cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica del 2007, que en su artículo 16 recoge la No exaltación del franquismo en el recinto,  que debe servir únicamente para rendir homenaje a todas las víctimas de la contienda.

Así mismo, las Naciones Unidas en reiteradas ocasiones y desde el 2014 han venido requiriendo al Estado español que esta situación anómala de exaltación a un dictador se diera por terminada. No podremos avanzar en democracia ni hacer justicia con las víctimas, cuando el culpable de sus muertes está enterrado con honores en el mismo lugar que ellos, después de haber sido saqueadas sus tumbas. Es una falta de respeto hacia las víctimas de la Guerra Civil allí enterradas.

Por tanto, bienvenida sea esta exhumación hecha por la dignidad de nuestro recuerdo y de nuestra memoria.