Domingo, 21 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Larga tarde de Martes Mayor con varios epicentros musicales

CIUDAD RODRIGO | Por primera vez desde 2014, el Martes Mayor no ha coincidido con la Supercopa de Europa de Fútbol

Finalizado el bloque puramente comercial del Martes Mayor (los puestos fueron desmontados a partir de las 14.00 horas), llegó la hora de la gran fiesta de la hostelería del centro histórico, que al igual que el resto de la jornada, tuvo algo menos de afluencia de público que el año pasado, pero aún así se vivieron varios momentos de gran concentración. Especialmente significativas fueron las concentraciones al hilo de los eventos musicales que se sucedieron en el centro histórico, gracias a la propia iniciativa de varios establecimientos de hostelería.

Por un lado, la Plazuela del Buen Alcalde volvió a contar con una sesión musical de la mano de la Charanga Manliao, que un año más fue contratada por los establecimientos de ese espacio: El Patio, El Arco, Code Bar y La Plazuela. Manliao estuvo tocando por espacio de 4 horas, desde las 16.00 horas hasta pasadas las 20.00 horas, moviéndose por la zona de soportales donde están los bares que la habían contratado. Por cierto, que en un momento dado tuvo lugar una ‘procesión’: la del concejal de Festejos Cristian González que fue levantado y procesionado por sus compañeros de Carnavaldeltoro.es.

De forma casi coincidente con la Plazuela del Buen Alcalde arrancó la fiesta en La Colada, que volvió a tener como DJ a Chuchi de la Nava a los mandos de una discomóvil situada en la parte baja de la calle (en las cercanías de la Puerta de La Colada), siendo punto de encuentro de varios cientos de jóvenes durante toda la tarde. Esta discomóvil fue promovida por el Pub Nº18, que tuvo instalada una gran barra de bar durante todo el día al aire libre. Además, este año se instalaron lonas de un lado a otro de la calle para hacer más llevadero el calor, que fue menos intenso que en días pasados.

Y la tercera cita musical en el centro histórico durante la tarde del Martes Mayor tuvo lugar en la Rúa del Sol, donde el grupo mirobrigense Back to the Covers ofreció un concierto de grandes éxitos de la historia del rock de la mano del Pub GuillenBis. Este concierto contó también con un gran respaldo de público, en este caso un poco más adulto. El concierto de Back to the Covers, con bises incluidos, se prolongó cerca de 3 horas, hasta casi las 22.00 horas.

Mientras todas esas actividades musicales estaban en marcha, en la Avenida Sefarad se estuvo preparando durante buena parte de la tarde el camión-escenario de la Orquesta New York, para su concierto nocturno de clausura del Martes Mayor. El montaje hizo que desde primera hora de la tarde estuviese prohibido el aparcamiento en el parking del Mercado de Abastos y en el tramo de la Avenida Sefarad entre la Avenida Yurramendi y la calle San Albín, además de no poderse transitar por éste tramo de vía. De igual modo, se montaron varias barras de bar en las inmediaciones.

 

Por cierto, que a lo largo de la tarde del Martes se pudo ver por el centro histórico a unos cuantos miembros de la Guardia Civil patrullando a pie, realizando numerosos cacheos a jóvenes, por ejemplo, en calles adyacentes a La Colada. Hasta Miróbriga se desplazaron además efectivos de la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Portugal.

Lamentablemente, la tarde del Martes Mayor también tuvo su cara negativa, con algunas peleas, por ejemplo, en la zona de La Colada al poco de concluir la discomóvil. Por alguna calle adyacente a esa vía quedaron esparcidos numerosos restos de botellón, lamentando algún vecino que los jóvenes que llevan esas botellas hasta allí luego no se molesten en tirarlas al contenedor, pese a tener uno justo al lado.

Por cierto, que durante esta jornada se ha producido una pequeña curiosidad deportiva: por primera vez desde 2014, el Martes Mayor no ha coincidido con la disputa de la Supercopa de Europa de fútbol, un partido que en los tres años precedentes hizo que algunas personas ‘detuviesen’ su fiesta para irse a ver el partido.