Jueves, 23 de enero de 2020

La crítica como adjetivo

A veces cuesta trabajo encontrar el propósito de ciertas tareas, justificar para qué se hacen cosas. La tupida red de las profesiones se ha ido configurando poco a poco a raíz del desarrollo de la humanidad. Los oficios se han ido adecuando a las necesidades, pero también han tenido una autonomía relativa, de manera que han terminado dando satisfacción a sus propios avatares. En la tensión entre el homo faber y el modelizado por el pensamiento liberal homo economicus con el homo sapiens de trasfondo, siempre hubo espacio para el ejercicio de la contemplación, en el marco del beatus ille, y del activismo transformador. Ambos constituyen formas de vida que se cuelan por los intersticios que dejan tanto las profesiones mínimamente regladas como los quehaceres más cotidianos que requieren esfuerzo e imaginación. Fray Luís de León en el retiro de La Flecha, Michel de Montaigne en su castillo, Antonio Gramsci en la prisión, son ejemplos de todo ello.

La crítica es una actividad humana por excelencia que, no obstante, ha terminado constituyendo una profesión que afecta a otras numerosas labores. En el ámbito académico se liga con la filosofía de quien se dice que es auxiliar. Tener criterio supone poseer la capacidad de discernir y, por tanto, es algo que se vincula con la existencia de un determinado canon, de un patrón de alguna manera preestablecido que es el referente del juicio que se lleva a cabo. Los críticos profesionales ejercen su tarea con respecto a numerosos cometidos, sobresaliendo los que lo hacen en el terreno de las artes, ámbito muy bien abonado para una tarea raras veces prescindible. En otros ámbitos se les denomina evaluadores siendo su acción mucho más prosaica. Quien ejerce la crítica suele estar envuelto en un aura de prepotencia porque su magisterio, en ocasiones, fija el criterio que debe seguirse en el futuro dejando fuera de juego a quienes no prosiguen su diatriba.

Desde Descartes, sin embargo, el término ha venido comportando un carácter calificativo. El racionalismo abrió las puertas al pensamiento crítico que supone que las personas se acercan al saber sin clichés preconcebidos y que, usando la crítica, deben establecer los parámetros de la reflexión a llevar a cabo antes de formular un juicio. En esa dirección, tras la invectiva marxista de que ya era hora de ir dejando la interpretación del mundo para, en su lugar, transformarlo, en el siglo XX, el adjetivo terminó adosándose a las disciplinas de las ciencias sociales y de las humanidades de forma que comenzó a hablarse de filosofía crítica, antropología crítica, economía crítica, etc. Vuelvo a escuchar el mantra en un congreso al que asisto y no dejo de sorprenderme ante la bonhomía del colega que lo pronuncia. Convencido de lo que dice, su verbo se enciende cuando habla del necesario compromiso que la disciplina debe asumir para alcanzar un mundo mejor. Es posible. Mi cabeza se agobia por un asunto viejo que repudio porque me niego a ser apóstol de nada.