Viernes, 21 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Águeda combina la tradición de la bendición de campos con el olor a gasolina de las pit bike motard

ÁGUEDA | Intensa y ruidosa jornada dominical dentro de las fiestas en honor a San Isidro Labrador

Las pit bike motard recorriendo las calles de Águeda | Fotos Adrián Martín

El agregado mirobrigense de Águeda vivió en la tarde del sábado el evento central de sus fiestas patronales en honor a San Isidro Labrador, el encierro a caballo, pero fue en la jornada dominical cuando se desarrollaron los eventos más especiales de la programación de este año, combinándose a lo largo del domingo la tradición con la modernidad.

En lo que se refiere a la tradición, en el tramo final de la mañana tuvo lugar la parte más solemne del programa festivo, que fue presidida por el párroco Domingo Peinado, con la presencia de dos ediles del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, Marcos Iglesias y José Manuel Jerez.

Esa parte más solemne consistió en la habitual misa en el templo parroquial a la que siguió la procesión de la imagen de San Isidro Labrador por las calles del agregado. Al adelantarse este año estos actos litúrgicos al domingo, se contó con una asistencia de público superior a la del año pasado, cuando se desarrollaron en el día en que apareció San Isidro en el calendario, que fue laborable (un lunes, concretamente).

En medio de esa procesión de San Isidro, Domingo Peinado impartió la tradicional bendición de campos, apenas una hora después de haber impartido otra en el barrio de El Puente. Ese recorrido de San Isidro por las calles del agregado estuvo marcado por el olor a gasolina de las pit bike motard que han sido la gran novedad de las fiestas patronales de este año de Águeda.

En este sentido, las calles del agregado se convirtieron en todo un circuito urbano para que a lo largo del día varios pilotos principalmente locales se subieran a sus monturas para rodar y rodar, todo ello bajo la organización del Club Deportivo PitMotard Ciudad Rodrigo, que promovió durante la tarde una exhibición con la cual se cerraron las fiestas en honor a San Isidro Labrador de este año.

Hay que apuntar que a la conclusión de la procesión de San Isidro se procedió a subastar el roscón a las puertas del templo, y a continuación, todos los presentes pudieron saciar el hambre que ya había a esas horas con un convite en las antiguas escuelas de la localidad, de la mano del Ayuntamiento de Águeda.

Ver más imágenes: