Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Ayuntamiento tuvo en 2017 un superávit de 832.492€, estando al límite del gasto posible

CIUDAD RODRIGO | En estos momentos el Ayuntamiento tiene 3.487.739€ ‘en la hucha’

La renovación de la pista de Conde de Foxá fue una de las principales inversiones del Ayuntamiento en 2017

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo emitió en la mañana del viernes una nota de prensa para hacer balance económico del ejercicio 2017, justo unos días antes de la presentación del borrador del Presupuesto para 2018 (se dará a conocer la próxima semana).

Ese balance arroja un superávit durante el año 2017 de un total de 832.492€, resaltándose desde el Equipo de Gobierno que el Ayuntamiento “no puede gastar más” debido a la regla de gasto del Ministerio de Hacienda, cuya eliminación siguen reclamando al Gobierno de Rajoy para “poner en marcha más políticas sociales en beneficio de la ciudadanía y más inversiones para generar actividad económica y mejorar el municipio”, en palabras de Manuel Choya, delegado de Economía y Hacienda.

En lo que respecta al ejercicio 2017, el Equipo de Gobierno resalta que el Ayuntamiento “ha superado correctamente” el Plan de Ajuste requerido tras sobrepasarse en 2015 el techo de gasto “por la irresponsabilidad del Partido Popular en el Gobierno”. Además, también se destaca que la deuda del Ayuntamiento se ha reducido un 42% desde el inicio de la legislatura pese a “duplicar” los presupuestos sociales.

El ejercicio 2017 ha hecho además que se incremente en 312.608€ el remanente de tesorería del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo (es decir, el dinero que tiene el Consistorio ‘en la hucha’), que ya asciende a 3.487.739€. Según Manuel Choya esa cantidad es “una auténtica barbaridad que sólo se explica por las limitaciones de gasto impuestas por el Ministerio de Hacienda”.

Desde el Consistorio se apunta que no sería sensato utilizar todo ese dinero en inversiones, pero “sí creemos que el Ayuntamiento podría plantear si la legislación lo permitiese un plan de inversión de al menos 1.500.000€”. En este sentido, se subraya que, pese a ser un “Ayuntamiento saneado”, el Gobierno “obliga a guardar más de tres millones de euros en el banco sin posibilidad de gastarlos en crear empleo, en mejorar sus calles, en mejorar las redes de alcantarillado, los sistemas de iluminación o la creación de infraestructuras”.