Advertisement Advertisement
Lunes, 1 de marzo de 2021

Consejos para que inicies tu propio negocio con garantías

Dar los primeros pasos para establecer una empresa requiere dedicación, tiempo, dinero y, por supuesto, asesoría

El emprendimiento gana cada vez más terreno entre quienes desean construir su propio camino en el ámbito laboral. Son numerosas las razones por las que miles de personas quieren iniciar su negocio a partir de una idea o una solución para el mercado.

Unos lo hacen para tener un mejor control de su tiempo, otros no consiguen encontrar trabajo y se lanzan a la aventura. También hay quienes prefieren tener un negocio antes que tener un empleo. Cualquiera que sea la razón, dar los primeros pasos para establecer una empresa requiere dedicación, tiempo, dinero y asesoría.

Además, hay que considerar que, según el sector al que pertenezca la compañía, se deben seguir protocolos distintos, pues no es lo mismo lanzar un servicio a través de Internet que abrir un negocio relacionado con la agricultura.

Es por ello que, a continuación, se presentan 4 consejos de los expertos para que cualquiera pueda empezar con éxito su carrera en el mundo del entrepreneurship.

Descubrir qué necesitan los consumidores

El primer paso que todo emprendimiento necesita dar es consolidar la idea del negocio. En este punto, la mayoría ya sabe qué tipo de empresa establecer, pero pueden existir dudas sobre cómo sacar adelante el proyecto.

Lo ideal es que el negocio sirva para atender una necesidad del mercado a través de un producto o servicio. Para ello puede ser útil analizar a las empresas locales, para averiguar si ofrecen o no lo que ya se tiene en mente.

En el caso de no existir, podría estar creándose una nueva necesidad dentro de los consumidores. Si ya hay un producto similar, entonces se debe pensar en cómo mejorar la propuesta para diferenciarla del resto.

El emprendimiento debe estar relacionado con algún aspecto que despierte pasión, ya que es la única forma de estar motivado al logro, especialmente cuando aparezcan los momentos de dificultad, estrés o ansiedad.

Seleccionar la ubicación

Este es un aspecto fundamental para el futuro del negocio. Para comenzar a evaluar una potencial ubicación, se recomienda empezar a buscar en los anuncios clasificados de los periódicos locales o a través de Internet.

También es válido recorrer aquellas zonas donde al emprendedor le gustaría que estuviera su empresa, como áreas donde ya existan compañías del mismo sector o emprendimientos similares.

Hay otros puntos que se deben considerar, como la afluencia de público, la visibilidad del local y las vías de acceso. Todos serán elementos que jugarán a favor a la hora de lograr una mayor facturación.


Sobre este tema se puede aprovechar lo que ofrece Billin, que es un programa para hacer facturas gratis y reducir los gastos de operación. Es decir, se trata de una herramienta para generar facturas online gratis. En su página web billin.net se puede encontrar más información sobre este programa de facturación gratuito.

Diseñar un plan de negocios

Al elaborar un plan de negocios se comprobará la factibilidad que puede tener el emprendimiento. Será una guía para ponerlo en marcha y gestionar todos los requerimientos. El diseño también servirá para demostrar a terceras personas lo atractiva que puede resultar la idea.

En líneas generales, el plan debe estar conformado por 5 aspectos, que abarcan la definición del negocio, el plan de marketing, el plan de operaciones, recursos humanos y el plan financiero, que incluye el cálculo de la inversión, la estimación de ingresos, los gastos y el análisis económico del proyecto.

La sugerencia de los especialistas es elaborar un plan sencillo que permita explicar de qué se trata. Seguro que nadie leerá un plan complejo que esté desarrollado en un documento de más de 200 páginas.

Conseguir financiamiento

Todo emprendimiento, por pequeño que sea, necesita un primer impulso financiero para salir a la luz. Algunos aprovechan sus ahorros para cubrir la inversión inicial. Sin embargo, hay casos en los que esto no es suficiente.

En este punto, el emprendedor puede acudir a otras fuentes, como los familiares y amigos, que podrían prestarle el capital sin cobrar intereses y no sentir la presión de tener que devolver el dinero lo más rápido posible.

Los bancos son la fuente más empleada a la hora de solicitar financiamiento, aunque es la más difícil en el caso de los nuevos negocios, especialmente por no contar con un historial crediticio.

El dinero también es posible obtenerlo a través de las entidades financieras que están orientadas a las Pymes, que pueden ser más accesibles que los bancos. Recurrir a los inversores es una idea que puede rendir frutos. No obstante, hay que pagarles para siempre parte de las utilidades.

Todas las grandes marcas comenzaron siendo pequeños negocios, todas tuvieron dificultades, pero salieron adelante. Es por eso que la constancia y la dedicación deben estar presentes a la hora de probar suerte con un emprendimiento.