Jueves, 20 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Una empresa de microcementos y otra de carpintería metálica inauguran la nueva etapa del Vivero

CIUDAD RODRIGO | El Vivero cuenta también con 10 despachos que se pueden alquilar por entre 115 y 150 euros al mes

El Vivero de Empresas Iris, ubicado en el Polígono Industrial Las Viñas de Ciudad Rodrigo, ya tiene reabiertas sus puertas después de haber permanecido sin actividad más de un año, tras la marcha en otoño de 2016 de la última empresa que quedaba de la anterior etapa. Esta reapertura ha sido posible gracias al establecimiento de un nuevo convenio de colaboración entre el Ayuntamiento mirobrigense, la Diputación de Salamanca y la Cámara de Comercio de Salamanca, propietaria del Vivero.

Aunque la instalación ya lleva abierta varias semanas, en la mañana del martes se ‘oficializó’ su reapertura con la visita de representantes tanto de la Cámara de Comercio con su presidente Benjamín Crespo al frente, como del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo con el alcalde Juan Tomás Muñoz al frente. En lo que se refiere al Consistorio mirobrigense, en virtud del nuevo convenio firmado, aportarán 15.000€ anuales para su sostenibilidad, según se explicó en la mañana del martes.

En palabras de Benjamín Crespo, el Vivero de Empresas es “el sitio perfecto para que se instalen autónomos y pequeñas y medianas empresas de Ciudad Rodrigo y comarca”, por las ventajosas condiciones del espacio. Por ejemplo, se puede acceder a alguno de los 10 despachos disponibles por un precio (según su tamaño) de entre 115 y 150€ al mes (IVA incluido), gozándose de calefacción, servicios centrales, Wifi o vigilancia las 24 horas del día. Según Benjamín Crespo, son “precios competitivos para que cualquier emprendedor se anime”.

El Vivero también cuenta con dos naves, cuyo precio es de 152€ al mes, pero en este caso ya están alquiladas, por una empresa de microcementos que lleva varias semanas, y por una empresa de carpintería metálica a la que se le entregaron las llaves el pasado viernes. Además, el edificio cuenta con salas de reuniones y un aula polivalente que pueden ser usados por los viveristas.

Para poder acceder a los despachos del Vivero (o a las naves cuando queden vacías), el único ‘requisito’ es “tener interés”, además de la correspondiente licencia, pudiendo permanecer en las instalaciones un período inicial de 2 años, que puede ser prorrogable (va a haber “flexibilidad” dependiendo si hay más interesados en entrar o no). Aunque en la franja matinal la Cámara tiene una persona en las instalaciones, el Vivero podrá ser usado las 24 horas del día, ya que sus ocupantes contarán con llave propia.

La Cámara quiere que “el Vivero se llene, y estamos trabajando para ello”, para lo cual quieren difundir lo máximo posible la noticia de la reapertura. Según apuntó el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Domingo Benito, que ha llevado las negociaciones con la Cámara (agradeciendo su “buena disposición”), desde el Consistorio esperan que el Vivero sirva para “la promoción de las Pymes, siendo un espacio de crecimiento y riqueza para la ciudad, enmarcado en otros proyectos que tiene el Ayuntamiento”.

Por su parte, Benjamín Crespo incidió en que la Cámara está apostando por estos espacios para “fomentar el emprendimiento”, permitiendo así además que “se fomenten nuevos modelos de empresas”. Desde su punto de vista, es “el momento de que todas las administraciones colaboren para facilitar que nuevos emprendedores se instalen en espacios como éste”, ayudando a “fomentar el empleo y que el paro vuelva a cifras de antes de la crisis”.