La elegancia del vestir en el siglo XX

La Plaza Mayor de Salamanca ha sido la mejor pasarela para ver la evolución de la moda y los cambios en las tendencias

La moda en los comienzos de este siglo se exhibía de forma especial en el ágora salmantina y en los paseos por el centro de la ciudad. Al comienzo del nuevo siglo la moda empezó a crear nuevas tendencias. Se impuso en ellas la silueta en forma de S, la cual se lograba con un corsé bastante entallado que empujaba el busto hacia arriba y hacia la cintura más estrecha y delgada y un poco más difícil la respiración a las damiselas de aquella época.

También durante esta época nacieron los trajes sastre y los vestidos de corte con cierta influencia masculina para las mujeres que ya empezaban a interesarse en el mundo laboral.

Las plumas y los encajes aparecieron con muchísimo éxito, sobre todo en los grandes sombreros que se diseñaban con múltiples ornamentos y que sólo podía ser seguida por las altas clases sociales.No estaba bien visto lucir la piel morena, (ya que así la lucía la clase trabajadora al pasar largas jornadas a la luz del sol), y por este motivo utilizaban productos para blanquear su piel.

En la década de 1920 las mujeres llevaban el pelo a lo "chico" tanto en cabello lacio u ondulado y algunas lo adornaban con una cinta en la frente. Se elimina la falda larga de la época anterior y las prendas se acortan por encima del tobillo; se llevan los vestidos enteros con flecos y bolsitos pequeños. El maquillaje se usaba muy recargado sin importar que se viera artificial, y la piel morena comenzó a considerarse hermosa y delicada.


En los años 30 y 40, el ideal de belleza no exigía demasiado, el rubio era el color de moda con un largo medio, peinado con ondas desde la frente como lucía las actrices de Hollywood, y el maquillaje que hacía furor en los años anteriores era considerado vulgar.

A llegar la década de los 50 el maquillaje era muy importante se cambiaba el color de pelo muy a menudo pero el color más popular seguía siendo el rubio.Los pañuelos eran fundamentales para aquellas mujeres que conducían autos descapotables que colocaban sobre el peinado para protegerlo.

Los guantes era casi un accesorio velatorio y los cinturones anchos fueron el complemento más importante de la década, para comprimir y resaltar la cintura femenina. Las jóvenes comienzan a dejar de ser clones de sus madres, inspiradas en las actividades deportivas, los pantalones pitillo, las zapatillas de deporte y el rock and roll.

Fotografías de algunas décadas del siglo XX.

Paseando por la Plaza Mayor en los años veinte. Venancio Gombau.

Un paseo elegante y a la moda en 1933. Foto: Hermes.

Vida social en la Plaza en 1952. Agencia-Violeta, de París.

Texto: La Plaza Mayor de Salamanca.