Lunes, 24 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Las Notas del Carnaval del Toro 2018

CIUDAD RODRIGO | Nuestro clásico resumen de la cita carnavalera poniéndole nota a algunos de los aspectos más destacados

Procesión de San Pedrín antes del encierro a caballo organizada por la Peña La Polémika con la participación de Denis Rafter

Como es tradición, ha llegado la hora de ponerle las notas en Ciudad Rodrigo Al Día al Carnaval del Toro 2018. Como decimos todos los años, se trata de un listado de notas ‘subjetivas’, siendo lo lógico que cada persona tenga su propia valoración sobre los aspectos aquí recogidos. Para no hacer un listado kilométrico, recogemos aquellos aspectos más relevantes del Carnaval, primando las cuestiones más novedosas.


[10] Denis Rafter

El actor y director teatral Denis Rafter ya se merecería una nota alta por su Pregón Mayor de la noche del Viernes de Carnaval (una intervención culta y reflexiva incluyendo ciertos toques divertidos), pero lo que hace que se lleve el único 10 de este año es su absoluta implicación desde el primer hasta el último momento en el Carnaval: asistiendo al Campanazo, saludando a la charanga Santa Ana en mitad de la Plaza –con el jaleo que había- antes de la Capea Nocturna del Viernes, participando en la procesión de San Pedrín o aguantando hasta literalmente el último toro (en la tarde del Martes todavía estaba en la Casa Consistorial presenciando la última capea). Un ejemplo para futuros pregoneros, más aún para aquellos que vienen, fichan y se van.


[9,5] La tranquilidad sanitaria

Ya sea como dijo el Doctor Enrique Crespo por la menor presencia de los toros -al fin y al cabo siguen teniendo cuernos y siguen derrotando igual-, porque este año haya habido menos resbalones en momentos ‘inoportunos’, porque haya habido menos comportamientos inadecuados (atendiendo a las cogidas de los últimos años, me quedo con éstas dos últimas razones), o por una alineación planetaria, se ha vivido un Carnaval tranquilísimo en materia sanitaria, no sólo en la Enfermería de la Plaza (donde va lo más grave), sino también en las otras atenciones efectuadas por Cruz Roja a pie de calle.


[9] La apuesta por las mujeres de la Puerta del Desencierro

Este Carnaval la Peña Puerta del Desencierro hizo una novedosa apuesta al ‘reformar’ su clásica figura de los Porteros Mayores (habitualmente son dos hombres acompañados de sendas Madrinas de Honor), decidiendo contar con cuatro mujeres como Porteras Mayores: Mercedes Fraile Varas (del Bar Barrigana) y Rosario, Antonia y Pilar Pérez Cid (las populares Hermanas Olaya).


[9] Los miembros de las charangas

Posiblemente esta sea una nota de ‘solidaridad’ de quién esto escribe con los miembros de las charangas Manliao, Santana y Los Bemoles, por haber ‘compartido’ con ellos horas de trabajo en la calle y con frío durante los Carnavales, e incluso desde antes, ya que algunos empezaron a tocar en los días previos al arranque del Carnaval en eventos varios.


[8] El encierro a caballo

Partiendo de la base de que cada uno haría el encierro a caballo de una forma (por mi parte saldría de al lado de la Plaza para asegurar tener el Domingo de Carnaval lo más tranquilo posible), a la cita de este año hay que ponerle un notable alto, al haber entrado toda la manada en el recorrido urbano, y en un tiempo aceptable. En este punto, hay que alabar el trabajo de todos los que colaboraron (tanto a pie como a caballo) para meter en agujas al sexto toro que se dio la vuelta. Lo ‘fácil’ hubiera sido dejarlo arriba en los corrales de dónde salió pero se consiguió traerlo.


[8] Los vaqueros

En este repaso de notas no siempre aparecen (depende de las circunstancias de cada año) elementos ‘fijos’ del Carnaval, como pueden ser los efectivos sanitarios, los de seguridad, etc. Entre esos elementos ‘fijos’ también están los vaqueros, que este año han vuelto a pertenecer a la empresa Arte Charro, haciendo un buen trabajo especialmente para conducir a algunas de las reses que más se resistían a entrar a toriles.


[8] El público

Al final perdí la cuenta de las veces que me hicieron ‘la pregunta del millón’: ¿hay más o menos gente? Aunque los servicios de alojamiento y restauración estuvieron a tope, parece que en global puede haber habido algo menos de gente, quizá por el frío o por el simple hecho de que los Carnavales han caído pronto (siempre tengo el recuerdo de que cuando caen pronto hay menos gente, por ejemplo porque hay todavía chavales de exámenes en la Universidad).

Pero lo cierto es que ha habido momentos en que he visto (mucha) más gente que en años anteriores, como en el Campanazo (por la calle Madrid noté que subía mucha más gente), el sábado a la hora de comer (con múltiples congregaciones en la calle), el sábado por la tarde en La Colada (a reventar), en la capea nocturna del Lunes (pese al frío), en la salida del Toro del Aguardiente (ídem), o en el cierre del último desencierro. El único momento donde verdaderamente he notado menos gente fue en la noche del Sábado. Y viendo los problemas de años anteriores, que haya menos gente esa noche no es un problema, sino todo lo contrario.


[8] Las patatas menéas de la Plazuela

Los peñistas de la Plazuela del Buen Alcalde han institucionalizado que el Lunes de Carnaval, después del desencierro de la mañana, todos los que se pasen por allí puedan comer gratis. Este año, patatas meneás. Un buen ejemplo de cómo se puede arrimar el hombro (en este caso, rascándose el bolsillo) para engrandecer el Carnaval.


[7,5] El tiempo

Aunque el Sábado hizo un día fantástico, posiblemente la meteorología no se merezca alcanzar el notable porque hubo bastantes momentos de frío, pero es que las previsiones eran tan negativas que la mayoría nos hemos dado con un canto en los dientes con el tiempo del que finalmente se ha disfrutado.


[7] Los toros

Como en el encierro a caballo, cada uno tendrá su opinión, pero que creo que una nota ajustada a la realidad en el global puede ser un notable bajo, lastrada evidentemente por lo que se vivió el Lunes de Carnaval. El resto de días, el ganado tuvo un comportamiento aceptable, siempre teniendo en cuenta como he dicho algún año anterior que esto son ‘melones’ y no se sabe cómo son hasta que pisan la calle. De todas formas, recuerdo que los únicos toros que han salido verdaderamente malos son los del Lunes, porque oyendo a alguna gente parece que ahora haya que cambiar todos los sistemas de selección de toros.


[7] El independizado concurso de disfraz callejero

Este año, el desfile de disfraz callejero ‘se independizó’, dejando de estar encuadrado en la tarde del Sábado de Carnaval, y la experiencia ha resultado perfecta, haciendo que esa tarde sea más cómoda y con menos prisas en lo taurino, a la par que el desfile gana en tranquilidad, y por ende, luce más (otra cosa será el año en que el encierro urbano del Sábado se alargue y tenga que retrasarse todo). Asimismo, se consigue que los participantes en este concurso adelanten el Sábado su salida a la calle disfrazados. Por cierto, quizás sería conveniente crear alguna subcategoría para niños y jóvenes para intentar animar a participarles, aunque fuera con disfraces más ‘modestos’.


[7] La ampliación del Campanazo

El Campanazo cumplía 10 ediciones rediseñando su bloque inicial, cambiando el punto de encuentro tras los problemas de tráfico del año pasado y aprovechando para ampliar el tiempo de fiesta con una discomóvil que ayudó a los jóvenes a irse metiendo en ambiente (con un panorama muy curioso de cazadoras de peñas). Sin embargo, no sé muy bien por qué, a muchos les entraron las prisas, empezando a subir la gente a la Plaza unos cuantos minutos antes de la hora prevista inicialmente por la organización para iniciar el reparto de pañuelos. Eso hizo que muchos estuviesen esperando una hora en la Plaza Mayor hasta que llegó el momento del Campanazo propiamente dicho.


[6] La idea de sacar al cabestro

Viendo lo bien que se lo estaba pasando el público con la mala baba que se le veía al cabestro más pequeño, se me ocurrió pensar que sería divertido que saliera como si fuera un toro a la capea del Martes. Alguien debió compartir telepáticamente el pensamiento, porque el cabestro acabó saliendo a la Plaza ‘como un toro’, pasándoselo la gente en grande.


[6] Las innovaciones del Bolsín

Pese a ser un certamen de referencia con toda la solera del mundo, el Bolsín Taurino no se quiere dormir en los laureles, y en los últimos años viene introduciendo algunos atractivos a su certamen de tientas, el último, que el público pueda votar por su novillo favorito de los que intervinieron en la Gran Final.


[6] El Plan de Emergencias

Este detalle no se ha podido apreciar por el público, pero este año el Carnaval ha estrenado un Plan de Emergencias en forma de detallado documento elaborado por la Policía Local y técnicos del Ayuntamiento donde se recogen todos los aspectos relativos a la seguridad de la cita carnavalera. Nunca está de más intentar mejorar la seguridad. Este año, parece que salvo el incidente de la chica que cayó de la muralla ha habido también cierta ‘tranquilidad’, con vigilancia constante por las calles de Guardia Civil, Policía Local y GNR.


[6] Las casetas del Paseo Fernando Arrabal

Este año también ha habido algunas quejas por ciertos cambios de espacio para que la zona estuviese más ordenada, pero lo cierto es que las casetas del Paseo Fernando Arrabal han dado un cambio radical después de los incontables problemas que tuvieron que sufrir los peñistas el año pasado con unas estructuras que dejaban muchísimo que desear. Este año han estado en las condiciones que cada uno ha querido, registrando la zona un gran ajetreo en algunas franjas, como en la noche del Jueves de Casetas o el Viernes a última hora de la tarde.


[5] La elección democrática del Cartel

Fue hace tanto tiempo que incluso parece que pertenece a otro Carnaval, pero hay que recordar que el cartel que ha habido este año fue elegido democráticamente por todos aquellos que quisieron participar en una votación que tuvo lugar en el mes de agosto. Este detalle podría llevarse una nota más alta, pero se queda con un aprobado por la baja participación que se registró.


[5] La subasta real

Sin duda alguna, lo más sorprendente que se ha vivido durante este periplo carnavalero ha sido lo que ocurrió en la subasta de los tablaos, cuando se pudo disfrutar –al menos los que no pujábamos lo disfrutamos- de una verdadera subasta real por dos tablaos que habían quedado vacantes (cuando otros años no aparecían interesados). Resultó muy llamativo y le dio un atractivo especial a esa cita que venía siendo un mero trámite.


[5] El refuerzo lumínico de la calle Madrid

La calle Madrid ha contado durante estos días de Carnaval con unos refuerzos lumínicos, tanto en el inicio de la vía como en la parte central, dando mucha mejor imagen y más sensación de seguridad por las noches. Como el año pasado, esta calle ha tenido una imagen diferente gracias a los paneles decorativos, que han vuelto a llamar mucho la atención llenando la vía de colorido.


[4] Demasiados pregones

Es cierto que a los periodistas nos toca tragarnos todos los pregones del Carnaval, y esto, al igual que los toros, es como los melones, que nunca sabemos por dónde van a salir, y hay cosas mucho más interesantes que otras. El nivel de este año ha sido bueno, y sobre todo, equilibrado, sucediéndose intervenciones de todo tipo. Pero quizás habría que remarcar que no todo en esta vida es necesario abrirlo con un pregón, y que se pueden inventar ‘otras cosas’. Y que si se ‘anunciasen’ algunos elementos de esos pregones, quizás llamarían más la atención que promocionarlos únicamente como pregones, como por ejemplo la intervención de Pablo Moreno para Carnavaldeltoro.es, donde proyectó unos cuantos vídeos antiguos del Carnaval que hicieron las delicias de los que estaban en el Teatro.

El último pregón en llegar ha sido el de la Escuela de Música que tuvo lugar el Jueves de Casetas dentro de su clásico pasacalles. Sinceramente, teniendo en cuenta cuál era la edad media del público (es decir, niños) y en ese contexto en plena Plaza Mayor esperando a su propio Campanazo, no me parece que lo más adecuado sea meterles un pregón.


[3] Las ferias

Entiendo que es un gran fastidio tener el aparcamiento ocupado por completo por las Ferias, pero al fin y al cabo el resto del año en el Mercado de Abastos casi no sufren molestias, en contraste por ejemplo, con lo que ocurre en la Plaza Mayor, donde evidentemente sí hay mayores inconvenientes evento tras evento. Por lo que quizás sería necesaria un poco más de ‘comprensión’ entre los comerciantes (alguno de ellos directamente quiere que se vayan del aparcamiento). Todo ello sin olvidar que sí debería haber mayor control y orden, y establecer claramente las fechas en las que pueden estar montados.


[3] La falta de urinarios en La Colada

De cara a años venideros, no debería faltar la instalación de urinarios públicos también en la zona de La Colada, para evitar ‘espectáculos’ como el de la tarde del Sábado cuando, con La Colada llena a reventar por una discomóvil, todas las calles adyacentes se fueron convirtiendo en ríos de orín. Evidentemente, los urinarios públicos no serían una solución total, pero ayudarían a evitarlo. Y si se pusieran allí un par de agentes de Guardia Civil o la Policía Local toda la tarde con el taco de multas en la mano ya veríamos a ver cuántos mean en la calle y cuántos en los urinarios.


[2] Hace falta algo para acabar

Me consta que se sigue intentando mover algo –y ya ha habido varias ideas concretas- para ponerle un broche redondo al Carnaval, que sigue careciendo de un cierre formal, en contraste con lo que ocurre con el principio, que ahora mismo ya todo el mundo tiene totalmente asociado al Campanazo. Sin este cierre colectivo, el final del Carnaval se diluye un poco e invita a cierres personales más tempraneros por ejemplo si hace frío.


[2] La cobertura mediática

Este año apenas ha habido una cogida por asta de toro, que además fue superficial según dijeron los médicos, por lo que el Carnaval ha tenido una escasa repercusión mediática a nivel nacional, pasándose únicamente por Ciudad Rodrigo una cámara de Televisión Española en la mañana del Lunes (quizás también llegase a salir –no lo he visto- lo de la cogida del Domingo en La Sexta, porque los de producción de sus informativos me preguntaron si podían usar un vídeo, algo que también hicieron desde La Razón para su web).


[1] Los que recortan los toros

No estaría mal que, aunque sólo fuera para ‘asustar’, algún año se sancionase, o se amenazase con sancionar, a aquellos que claramente cortan a los toros en los encierros, así como a aquellos que los citan desde los burladeros de la Plaza. En este sentido, viendo lo que ocurrió con cierta persona en la Plaza (que le acabó abucheando), ¿las fuerzas de seguridad –quiénes ejercen como autoridad en estos eventos- no podrían actuar ‘in situ’ haciendo algo?


[1] Los que definen qué es un pregón

Al hilo de la cantidad de pregones que hay durante el preCarnaval, hay un aspecto que directamente no puedo con él: cuando un pregonero llega y dice que, tras aceptar ser pregonero, acudió al Diccionario de la RAE a ver qué significa pregón (y nos cuenta la definición). Bien, para futuros pregoneros, ya nos lo sabemos. Gracias.


[0] Los que mandan notas a destiempo

Otra batalla periodística es la relativa a aquellas personas que deciden que los días de Carnaval o los más cercanos son idóneos para enviar ciertas notas de prensa que no corren ninguna prisa (y que por ende ni hay tiempo para publicarlas ni espacio donde meterlas). Me dan ganas de darles un abrazo muy fuerte.


[0] Lo de las carrozas

Muy posiblemente, este año el concurso de carrozas ha vivido un punto de no retorno y en años venideros irá a menos tras una polémica que no debería ni haber existido: si alguien llega claramente fuera de plazo, no se le deja apuntarse, y que guarde la carroza para el año que viene, que no es ninguna tragedia. El jurado lo intentó arreglar (me parece acertadísimo lo de obligar a pedir disculpas tras el pollo montado en el Ayuntamiento y en redes sociales –qué mínimo-), pero a la vez hizo que se mosqueasen –y con razón- los de otra Peña. Difícil solución.


[0] La ocupación de los burladeros y barreras

Copio y pego lo de todos los años: una vez más es lamentable ver personas que no hacen más que estar agarradas a la barrera y subiendo y bajando de la misma, o llenando los burladeros, quitando espacios a aquellos que realmente sí son valientes y recortan o se ponen con la muleta delante del toro.