Martes, 18 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Éxito de público del último capítulo de la semana dedicada por completo al folclore

CIUDAD RODRIGO | La última velada incluyó las actuaciones de grupos llegados de Palencia, Bilbao o Portugal

Cuando pasaban escasos minutos de la medianoche del sábado al domingo, Ciudad Rodrigo puso el punto y final definitivo a la semana en la cual el folclore tradicional ha sido el gran protagonista en la ciudad, de la mano de la Escuela de Verano de Folclore y del Festival de Cultura Tradicional Hispano-Lusa, que este año han sido considerados como eventos independientes por cuestiones de financiación (el Festival ha tenido financiación europea).

El último capítulo de esta semana fue un Festival propiamente dicho que tuvo lugar en la Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo durante toda la noche del sábado (comenzó un poco antes de anochecer). La velada tuvo una estructura idéntica a La Charrada, con varios grupos actuando uno detrás de otro en el escenario, pero en este caso fue totalmente distinta su procedencia.

Si en La Charrada se recogen principalmente muestras de folclore de la provincia (aunque siempre hay invitados foráneos), el Festival de Cultura Tradicional Hispano-Lusa abrió la puerta a ver y escuchar bailes y canciones llegadas de Palencia, Bilbao, y de Portugal, además de tener representación salmantina.

La velada comenzó con un pasacalles de todos los grupos participantes desde la Escuela Hogar Los Sitios (donde ha estado la sede de la Escuela de Verano) hasta la Plaza Mayor, moviéndose por diferentes calles, para trasladar a más mirobrigenses y forasteros el espíritu del Festival.

Este desfile callejero fue abierto por integrantes de la Escuela de Folclore de Ciudad Rodrigo (tanto tamborileros como bailadores), seguidos del Grupo Jálama de El Payo. A continuación marcharon el Grupo Folklórico Jorge Manrique de Palencia, el Rancho Folklórico Casa de la Misericordia de Soure (Portugal), el grupo Gaztedi Dantzari Taldea de Portugal, y la Escuela de Dulzainas de Macotera.

En orden diferente a ese desfile callejero, los citados grupos fueron subiendo al escenario de la Plaza Mayor para ofrecer su arte al numeroso público que se congregó en el ágora a lo largo de la noche (a medianoche todas las sillas puestas por la organización estaban llenas, así como las terrazas). Además, también subieron al escenario los miembros que aún quedaban por Ciudad Rodrigo de la Escuela de Verano de Folclore, para desarrollar una serie de bailes.

En la velada llamó especialmente la atención la formación vasca Gaztedi Dantzari Taldea, ya que ese tipo de bailes es más difícil de verlos en Ciudad Rodrigo. Ellos fueron los penúltimos en actuar, cerrando el Festival y toda la semana dedicada al folclore la agrupación Jorge Manrique de Palencia. Como conclusión, a todos los grupos participantes se les entregó un obsequio como recuerdo de esta semana.