Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

¡Ya no nieva como antes!

Especialmente duro fue el invierno de 1962, año en el que las múltiples nevadas dejaron la ciudad cubierta con un manto blanco

Esta expresión se viene repitiendo desde hace unos cuantos inviernos, especialmente entre las personas de mayor edad, aunque la estadística parece decir lo contrario, lo cierto es que en Salamanca es difícil últimamente ver la nieve. 

Cierto es que alguna nevadita cae de vez en cuando, pero el cambio climático hace que cada vez sean más distantes y no podamos disfrutarlas como antes.
 
Lejos quedan aquellas pistas para patinar que se formaban sobre las calles con cuesta que provocaba no pocas culadas, al igual que en muchas aceras con superficies heladas y que no eran advertidas por los distraídos paseantes, problema que ahora no se da, pues los servicios municipales lo solucionan rápidamente echando sal, pero antiguamente este servicio era más reducido y sólo podían atender a ciertos lugares de la ciudad.
 

="text-align: justify;">En otros tiempo los inviernos en Salamanca eran muy fríos, especialmente duro fue el invierno de 1962, aquel año las múltiples nevadas dejaron la ciudad cubierta con un manto blanco de nieve.  A pesar de la molestia que para algunos suponía, la nieve en aquella época provocaban alegría juvenil y servía para hacer batallas con bolas de nieve (chicos contra chicas a la salida de los colegios) y algún muñeco de nieve que se encontraba por las calles.
 
Fotografías 
▪ Muñeco de nieve en la calle Santa María La Blanca.
▪ Puente del Arroyo de Santo Domingo nevado.
▪ La estatua de Maldonado cubierto de nieve, en ese momento se 
  encontraba situado en la plaza de los Bandos.