Las Arribes al día

El Seprona investiga la muerte de decenas de peces en el Huebra

YECLA DE YELTES | Los primeros síntomas apuntan a escasez de oxígeno en el agua tras que los niveles de embalsado sean inferiores a los de veranos anteriores

Agentes del Seprona tomaban muestras del agua para investigar la causa de la mortandad de peces / CORRAL

Agentes del Seprona tomaban muestras esta tarde del agua de unos de los ‘cahozos’ que el estío y el vaciado de la presa de Yecla de Yeltes ha dejado en el río Huebra, donde se han podido observar decenas de peces muertos, en su mayoría barbos, bogas, alburnos y black bass. Hasta el lugar, aguas arriba de la presa de Yecla y por encima del paso inundable realizado por la Diputación hace unos años tras la ejecución del proyecto de concentración parcelaria, se desplazó también un técnico de la Confederación Hidrográfica del Duero, que coincidió en el veredicto de la causa de mortandad de peces con los agentes del Seprona.

Sin descartar ninguna otra posibilidad, los primeros síntomas apuntan a que la mortandad de peces ha sido debida a la ausencia de oxigeno suficiente en el agua, circunstancia que viene derivada del descenso del volumen de agua embalsada y las altas temperaturas que se registraron días atrás.

A diferencia de otros veranos, la zona en la que se ha registrado decenas de peces muertos ha quedado dividida en dos cahozos a la altura del paso inundable, y ha sido en la situada aguas arriba en la que desde hace unos días comenzaron a verse peces muertos.

Para el alcalde de Yecla de Yeltes, Ignacio Abarca, lo sucedido “es consecuencia del vaciado de la presa. Esto antes nunca había ocurrido aquí porque había mucha más agua. Y esto es lo que conseguirán si al final derriban las pesqueras, que por un motivo u otro no quede un pez en el río, y que con la desaparición de los peces desparezcan otras especies como la cigüeña negra o las nutrias”.

Cabe señalar que el río Huebra es un cauce de ‘aluvión’, es decir, presenta importantes crecidas durante los meses de lluvias, pero pasada la primavera y hasta bien entrado el invierno sus aguas dejan de correr, de ahí la importancia del mantenimiento de los diques y azudes que se reparten por su cauce, elementos que con el paso del tiempo han generado ecosistemas ricos en diversidad animal.

Del mismo modo se expresa el concejal del PSOE en el Ayuntamiento de la localidad, Dionisio Marcos, además de pescador. Marcos aseguraba a este diario que “llevábamos varios años en los que los cangrejos habían desaparecido; además, el año pasado esto estaba lleno de pescadores y ahora no hay nadie porque no hay agua y los cangrejos han vuelto a aparecer”.

En opinión de los vecinos de Yecla y de sus responsables municipales, el mantenimiento de esta presa en los niveles de agua anteriores a que la Confederación Hidrográfica del Duero decidiera abrir sus compuertas el mes de enero pasado, es primordial para preservar el hábitat de muchas especies que viven en el río, por lo que instan al Organismo de Cuenca a revisar sus decisiones.