Lunes, 20 de noviembre de 2017

Me deslindo

Ya que usted se deslinda, Andrés Manuel, aprovecho y también me deslindo de los políticos falsos, hipócritas, vengan de donde vengan; por eso, hoy, y sabiendo que a nadie le importa –y hacen bien–, me deslindo de usted, oh, gran líder “izquierdista” mexicano, por el que alguna vez voté: me deslindo, y lo explico, porque creo que alguien, en política, no puede decir que “renegaba”, ya en 2010, de un partido por el que fue candidato en 2012 –en política, lo siento, el pasado es presente–; tampoco creo, y así lo manifiesto, que pueda pedir cuentas a otros –y quedarse tan tranquilo– sobre alguien con quien, más cerca o más lejos, tuvo que ver, por acción o por omisión; por supuesto, no estoy acusando: si usted no tuvo que ver penalmente, para eso están la ley y el Estado de Derecho… Sin embargo, en lo político, una foto o un amigo sí pueden implicar responsabilidades… Vamos, que pueden hasta acabar desencadenando una abdicación, para que me entiendan en Salamanca.

Ya que estoy, me deslindo de la simplicidad, simplonería y simpleza a la hora de analizar las cosas. Me deslindo de la opinión de bar sin documentarse, o de los documentados solo con la opinión de alguno suyo (o alguna suya).

Y sigo: me deslindo de aquellos periodistas con agenda propia, mucho peor si es interesada, pero también de aquella que provenga de prejuicios o ideas preconcebidas; el periodismo es un trabajo, sí, pero también una responsabilidad. Y la realidad es terca, y fastidia titulares. Sigo creyendo, pues, que el periodismo es maratón, no 100 metros lisos.

Me deslindo de las grandes organizaciones que, por interés o ignorancia, ahora, en vez de marcar el camino, de ayudarnos a entender, se suman al “trendintopiquismo” y contribuyen a exacerbar enconos. Hay muchas formas de mentir y manipular, aunque no haya intención.

En ese sentido, por supuesto que también me deslindo del “arreglar el mundo” que está de moda: a base de “etiquetazos” (“#hashtagazos”, pues), y “me gustazos”; de igual modo, me deslindo de creerme informado y enterado por lo que leo en Twitter… Está muy bien enterarse de algo con inmediatez y tener acceso a un montón de visiones y opiniones, claro que ayuda y contextualiza; eso sí, para saber de algo, de veras, para “estar informado”, sigue haciendo falta reposo, investigación y reflexión con algo que parezca marco teórico… Y no creerse nada de antemano.

Me deslindo de los izquierdosos conservadores y de los derechosos que buscan parecer liberales; en esta línea, mejor también me voy deslindando de los que dicen “todos los políticos” igual que lo hago de los políticos del “y tú más”.

Y ya, para acabar, suavizando el tono, me deslindo de Mou y mouriñoides, y me “lindo” con los vicentes y carlettos que en el mundo son: siempre harán mejor, y más falta… al fútbol y desde él.

En fin, que me deslindo, sobre todo, de los que, con cinismo y desvergüenza, se deslindan, para cerrar la idea,  de lo que son y hacen…

@ignacio_martins

www.ignaciomartin.com

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor