Viernes, 20 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Salen a licitación las obras de restauración de un nuevo tramo del adarve de la muralla

CIUDAD RODRIGO | Se trata del tramo comprendido entre la Brecha Grande y la Puerta del Conde

La muralla de Ciudad Rodrigo verá renovado en los próximos meses un nuevo tramo de su adarve. Tras la intervención realizada en el año 2005 entre el Parador y la Brecha Grande, y la desarrollada el año pasado entre el Parador y el Hospital de La Pasión, ahora es turno para acometer la reforma del tramo comprendido entre la Brecha Grande y la Puerta del Conde.

En esta ocasión, el Ayuntamiento ha decidido sacar las obras de reforma a licitación, para que sean ejecutadas por una empresa privada, por un importe máximo de 116.599,23€, al que hay que sumar el IVA correspondiente para totalizar un precio máximo de 141.085,07€. Las empresas interesadas en hacerse con este contrato tienen de plazo hasta las 14.00 horas del 17 de julio para hacer sus proposiciones.

El contrato de intervención se adjudicará a la empresa que oferte hacer las obras por un menor importe (es el único criterio de adjudicación), siempre que no incurra en baja temeraria. La ganadora del proceso tendrá un plazo de 5 meses para acometer las obras, siguiendo el proyecto elaborado por la arquitecta municipal María Teresa Cubas Pérez.

Estas obras de acondicionamiento se centran únicamente en la parte superior de la muralla. Como es lógico, a la hora de hacer la intervención, se van a conservar los tramos de pavimento correspondientes a las cañoneras, así como los que daban acceso a éstas permitiendo el movimiento de la artillería por el adarve.

Fuera de esas zonas, se extenderá un pavimento consistente en un enlosado de granito con una franja de empedrado intermedia, dándose así continuidad a la actuación realizada hace más de una década entre el Parador y la Brecha Grande. Gracias a ello, se mejorará de forma notable la accesibilidad del tramo en el que se va a actuar.

Además de la colocación del pavimento, el otro gran eje de la intervención es la recogida y canalización de las aguas de lluvia, mediante la creación de una red soterrada de drenaje, la construcción de sumideros o la mejora de las gárgolas para expulsar el agua. Dentro de ese mismo objetivo general, y para evitar el problema de acumulación de aguas (se generan grandes charcos cuando llueve bastante), se modificarán las pendientes del paseo para que las aguas de lluvia sean conducidas a la red de drenaje.

Asimismo, el proyecto recoge la restauración de los paramentos de la muralla, reconstruyendo la coronación de muro mediante sillería o ladrillo macizo; y hacer alguna nueva canalización para el alumbrado público y reparar el existente, colocando nuevas luminarias allí donde haga falta.