Domingo, 20 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los vendedores ambulantes ven en el Ayuntamiento “disponibilidad a llegar a acuerdos”

CIUDAD RODRIGO | La regularización vuelve a pasar a ser prioridad por delante del cambio de mercadillo

El culebrón en torno al mercadillo sabatino continuó en la tarde del lunes con la anunciada reunión en el despacho de la Alcaldía de la Casa Consistorial entre dos representantes de los vendedores ambulantes, Luis Bermúdez y Abel Vázquez, con varios miembros del Equipo de Gobierno: Juan Tomás Muñoz, Domingo Benito, Joaquín Pellicer y Soraya Mangas.

Los participantes en esta reunión fueron los mismos que hubo en la celebrada en el mismo lugar hace casi medio año, el 22 de noviembre, que dejó exactamente el mismo titular que la desarrollada en la tarde del lunes: tras haberse estado hablando en los días previos de una nueva ubicación (en noviembre, los fosos, y ahora, el Paseo de Carmelitas), el traslado queda parcialmente aparcado, volviendo a ser la prioridad la regularización del actual mercadillo.

En torno a esa regularización hay dos ejes principales: las cuotas que deben los vendedores al Ayuntamiento y el hecho de que algunos de los vendedores que se instalan a día de hoy no son las personas que figuran en las licencias expedidas en su día. Respecto a las cuotas, Luis Bermúdez indicó que de los 22.000€ que se deben, “algún eurillo va a perder el Ayuntamiento”, porque parte de las deudas pertenecen a personas “que han desaparecido del mapamundi: uno está en Francia de camionero, otro de tabernero, otros se han quitado de la venta ambulante,…”.

Según apuntó Luis Bermúdez, si el Consistorio impide de repente ponerse a todos los puestos deudores, “ese débito nunca entrará en las arcas del Ayuntamiento”. Lo que sí se va a hacer es posibilitar que las personas que han ‘ocupado’ lugares de puestos con deudas, que “se llevan poniendo 8-10 años”, puedan hacerse con la titularidad real del puesto pagando lo que se debe por el mismo, aunque sea de forma fraccionada. En palabras de Luis Bermúdez, “los que ahora se ponen se harán cargo del débito, siempre que nos den un plazo”.

Cuando eso ocurra, se pondrá la licencia del puesto a su nombre, y “van a seguir trabajando, que es nuestra preocupación”. Según expresó Luis Bermúdez, el Ayuntamiento “está dispuesto a llegar a acuerdos y a intentar arreglar el problema que se tiene” que, según aseguró “no es tan grande como se ha creado: a veces los medios exponéis una bomba que no va a explotar”. Al ver esta “disponibilidad por parte del Ayuntamiento”, los vendedores dan por hecho que “vamos a llegar a acuerdos”. El alcalde Juan Tomás Muñoz indicó que los resultados de la reunión habían sido “fructíferos”.

El debate de la ubicación

En torno a la ubicación, los representantes de los vendedores explicaron que no se había tratado como tal en la reunión, a la que llevaron las 1.096 firmas que aseguran haber recogido el pasado sábado por la mañana en contra del traslado a otro lugar. De momento, “están en el sobre”, teniendo previsto ponerlas sobre la mesa “en caso de que hicieran falta”.

Los propios vendedores quieren seguir en la actual ubicación y “creemos que puede ser posible si este Ayuntamiento sigue con la disponibilidad mostrada en esta reunión”. En torno al rechazo de los vecinos del Paseo de Carmelitas, indicaron que “debe ser que tenemos lepra…”.

En torno a ese posible traslado, Juan Tomás Muñoz señaló tras la reunión de la tarde del lunes que “si se cambia la ubicación, se hablará con ellos y con las partes afectadas” intentando que sea “un acuerdo de consenso si finalmente se adopta”. En torno a la propuesta del Paseo de Carmelitas, el alcalde recuerda que fue “la única propuesta” que se llevó a la Comisión de Obras de la semana pasada y que “el PP decía que lo veía como positivo”.

Por su parte, Domingo Benito apuntó que “en principio no había una decisión tomada”, explicando que en torno a la propuesta del Paseo de Carmelitas IU dio un “sí condicionado” a la “necesaria” revisión de la Ordenanza y a mantener reuniones previas con los vecinos, porque “es la manera de trabajar esta legislatura”. Desde su punto de vista, “lo que corresponde es tomar una decisión que tenga en cuenta el parecer de los vecinos y el mejor interés general; hay que dialogar y consultar”.

La visión del PP

A última hora de la tarde del lunes el Partido Popular emitió una nota de prensa en torno al asunto, centrada también en la necesidad de hablar con los vecinos como ya expusieron la semana anterior. En sus propias palabras, “nadie discute que sea un problema de solución fácil, pero cualquier solución pasa por tener presentes los mecanismos de participación ciudadana”.

De este modo, consideran que los vecinos tanto de la actual ubicación como de cualquier lugar a donde se quiera llevar, “deben poder manifestar su opinión”. Asimismo, apuntan que el comercio local debe tener un “papel importante en la solución”, aunque no especifican en qué sentido. Entre todos se debe buscar “la solución menos molesta”, pidiendo que “impere la sensatez y no la ocurrencia como ha sucedido hasta ahora ante opciones que sólo pueden calificarse como irrisorias”.

Este asunto lleva al Partido Popular a decir que “la asignatura pendiente de Ciudadanos y del conjunto del tripartito de izquierdas es la participación ciudadana”, considerando que Ciudadanos “debería haber tenido una actitud más participativa y no tan impositiva”. Desde su punto de vista, la participación ciudadana en esta legislatura “se ha basado en meras experiencias testimoniales”, como la del sucesor del Árbol Gordo.

El PP pide que al mismo tiempo “se aborden los principales problemas generadores del mercadillo, que se dan con independencia de donde se ubique: el de la basura”.