Jueves, 26 de abril de 2018
Las Arribes al día

Los propietarios de la plaza de toros de Vitigudino demandarán al Ayuntamiento

El alcalde, Germán Vicente, aboga por un acuerdo provisional hasta que la justicia decida quién es el legítimo propietario del coso

La plaza de toros de Vitigudino acogió sus primeros festejos en 1886, aunque no fue inaugurada oficialmente hasta 1910 / MARIBEL

Los propietarios de la plaza de toros de Vitigudino presentarán una demanda ante el Juzgado para reclamar al Ayuntamiento el pago del alquiler correspondiente al segundo semestre de 2017 y la entrega de las llaves de acceso a estas instalaciones, tal y como recoge el contrato de arrendamiento contraído entre ambas partes en mayo de 2015, siendo alcalde entonces el popular Julio Santiago.

La demanda se sustenta, además, en el hecho probado para los demandantes, de ser los auténticos propietarios de la plaza y no el Ayuntamiento como aseveró en el último pleno la secretaria municipal, momento en el que aseguró la existencia de “documentación que acredita más que suficiente que la plaza es del Ayuntamiento”.

La polémica sobre la verdadera propiedad del coso vitigudinense saltó hace una año a raíz de que una parte de los ocho propietarios actuales decidiese inscribir en el Registro ‘su mitad’ del coso, hecho que ya se había producido en marzo de la otra parte. La publicación en el BOE de la solicitud de inmatriculación hizo que el pleno municipal aprobase por unanimidad, a propuesta del PP, la apertura de un expediente de investigación sobre la propiedad de estas instalaciones.

Pero si el hecho de que el Ayuntamiento vele por el interés común de los vecinos no fue tomado como una afrenta por parte de los propietarios, en tanto que entienden que el Consistorio está en su pleno derecho, sí fue el hecho de que por orden de Secretaría no fueran entregadas a los arrendadores las llaves de acceso a la plaza, actuando como si estuviera probado que las instalaciones son de propiedad municipal –según comentan a LAS ARRIBES AL DÍA–, incumpliendo así el contrato en una de sus cláusulas, que establece que las llaves deberán ser entregadas al arrendador finalizados los festejos taurinos.

La otra parte de la demanda se basa sobre el impago del segundo semestre de 2017 del precio del contrato de arrendamiento y que supone 9.000 euros de los 18.000 anuales más IVA que paga el Consistorio. A este respecto, cabe recordar que durante la última sesión plenaria, el actual alcalde vitigudinense, Germán Vicente, anunció que esa cantidad sería depositada en el Juzgado.

Sobre el contrato de arrendamiento pesa la casualidad que su vencimiento es el 30 de mayo, en medio de las fiestas del Corpus, lo que de no llegar a un acuerdo o que intervenga la justicia a favor del Ayuntamiento, obligaría al Consistorio a la contratación de una plaza portátil, cuestión que trata de impedir el regidor y de la que se mantiene muy pendiente la Asociación Cultural Taurina ‘Villa de Vitigudino’, organizadora de los festejos taurinos y cuyos representantes han mantenido conversaciones con los propietarios de la plaza para tratar de conocer el desenlace del asunto, “porque el contrato variaría de celebrarse los festejos en una portátil”, señalan.

Ante esta situación, el alcalde, Germán Vicente, señaló a LAS ARRIBES AL DÍA su intención de establecer a la mayor brevedad una reunión entre los abogados de las partes, un representante de los propietarios y el Ayuntamiento “para tratar de llegar a un acuerdo provisional que desbloquee el uso de la plaza de toros, porque su cierre no beneficia a nadie”.

Germán Vicente, en un tono conciliador comprende el “derecho de los propietarios, igual que del Ayuntamiento, a defender sus intereses, pero hasta que se resuelva el saber quién es el legítimo propietario, los vecinos de Vitigudino no pueden quedarse sin plaza de toros. Y ese es el objetivo, llegar a un acuerdo provisional hasta que la justicia decida, para lo cual pueden pasar muchos años y no quiero trasladarle el problema a nadie, lo tenemos que resolver cuanto antes”.

En cuanto a la denuncia anunciada por los propietarios, el alcalde de Vitigudino asumía que el Ayuntamiento había incumplido el contrato de arrendamiento por no haber abonado en plazo los 9.000 euros más IVA del segundo semestre de 2017, pero también se mostraba crítico con la obligatoriedad de entregar las llaves cuando el contrato de arrendamiento se mantenía vigente, pues entiende que se trata de una “cláusula abusiva y la secretaria tiene la obligación de velar por los intereses del Ayuntamiento”.

Sobre la propiedad de la plaza, el regidor no quiso pronunciarse y dejó el desenlace “para que los expertos estudien y decidan quién es el propietario, pero eso no nos debe impedir que, por el bien de todos, lleguemos a un acuerdo, porque no hacerlo no tendría ningún sentido. A poder ser en una semana quiero mantener una reunión a la que asista nuestro abogado y el de los propietarios, además de uno de ellos en representación de todos ellos”.     

Propiedad de la plaza

Desde siempre ha estado el rumor en las calles de que el legítimo propietario de la plaza de toros era el Ayuntamiento por ser el propietario de los terrenos en los que se asienta. Sin embargo sus ocho propietarios, descendientes de Isidoro Hernández y uno de sus hermanos, el primero impulsor de la construcción del coso en 1885, sostienen lo contrario, mostrando como pruebas escrituras privadas y publicaciones de la época.

A este respecto, este medio ha tenido acceso a algunos de esos documentos. El Boletín Oficial de la Provincia, en su edición del 6 de diciembre de 1885 anuncia la solicitud formulada al Ayuntamiento por “Isidoro Hernández y compañeros, vecinos de esta villa”, de una “parcela de terreno sobrante de la vía pública al sitio del Regato de las Peñas, con destino a edificar una plaza de toros”, una solicitud que fue atendida favorablemente y cuyo anuncio en el BOP tenía por objeto la presentación de reclamaciones contra este acuerdo. En esta publicación se hace mención a 75 metros cuadrados de terreno, que según los propietarios deben entenderse como “metros lineales”, pues coincide con la longitud de la susodicha parcela.

Asimismo, el periódico El Progreso recoge varias informaciones al respecto entre noviembre de 1885 y agosto de 1886. Entre las noticias más reveladoras se encuentra la publicada el 31 de diciembre de 1885. En ella se informa de lo siguiente: “El jueves se subastó el terreno que ha de servir para la plaza de toros de Vitigudino, quedando adjudicado a favor de don Isidoro Hernández y Compañía por la cantidad de 125 pesetas”.

También el 1 de abril de 1886 se informa de que en su construcción trabajan 20 operarios y se anima a “nuestros queridos amigos los empresarios”, a finalizar el proyecto para la feria de agosto “ya que voluntariamente se han impuesto una tarea tan arriesgada y costosa y que ha redundar en beneficio de propios y extraños…”. Sobre las obras de construcción, la noticia hace referencia a sus promotores: “(…) cuya ardua y trascendental empresa acometen con denuedo y entusiasmo seis impertérritos ciudadanos, de los cuales cinco se hallan avecindados en esta villa, aunque con la coincidencia de no ser ninguno natural de ella”. 

El 8 de agosto se anuncia la inminente organización de dos festejos, uno el 15 de agosto, con toros de la ganadería de Juan Rodríguez, de Valrrubio, y otro el 16, una corrida con toros de Juan Manuel Sánchez, de Carreros.

En la crónica de su inauguración oficial, en agosto de 1910, se informa de que el coste de su construcción alcanzó las 45.000 pesetas y que tiene 4.500 plazas. Entre los asistentes al festejo se cita al Marqués de Puerto Seguro y al senador Maldonado, entre otras personalidades.