Domingo, 27 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Carnaval del Toro 1 – Previsiones meteorológicas 0

CIUDAD RODRIGO | Espectacular jornada de calle por múltiples rincones de la ciudad

Las previsiones meteorológicas para este Carnaval eran bastante negativas, sobre todo en lo que al frío se refiere, pero al menos en la parte diurna del Sábado han sido ‘claramente derrotadas’, disfrutando mirobrigenses y forasteros de un sol radiante durante todo el día acompañado de una muy buena temperatura.

Eso hizo muy agradable la estancia en la calle, pudiéndose ver multitudinarias concentraciones de forma simultánea en numerosos puntos. Por ejemplo, a la hora de comer estaba la habitual reunión de final de la mañana en la Plazuela del Buen Alcalde, además de sendas concentraciones en las calles Sánchez Arjona y Julián Sánchez (en ésta última, un grupo había instalado su propia cocina portátil). En ese momento, también destacaba la animación en el sur de la Plaza Mayor, con la Charanga Manliao y pocos huecos libres.

Al mismo tiempo, había buen ambiente en la zona de las casetas del Paseo Fernando Arrabal, y también en la carpa de ese mismo Paseo, donde el DJ Pablo del Castillo estaba liderando una sesión a la que asistieron principalmente jóvenes llegados de fuera de la ciudad para disfrutar del Carnaval (allí dentro pudieron degustar paella). En las inmediaciones por cierto, había unos cuantos jóvenes sentados e incluso tumbados en el césped.

En ese tramo de sobremesa, también destacó el tradicional paseíllo de los Amigos del Alguacilillo, con la concentración previa en las antiguas Cocheras de Alipio de la Rúa del Sol, a la que asistieron los miembros del equipo médico del Carnaval, del que forman parte este año dos jóvenes madrileñas que Joaquín Sánchez ‘Tato’ se encargó de presentar a todos los asistentes, que pudieron degustar perronillas y aguardiente antes de partir hacia la Plaza, donde hicieron su habitual paseíllo del primer día del Carnaval.

Según fue avanzando la tarde, otro de los puntos de concentración fue La Colada, llena hasta los topes gracias a la música de una discomóvil. Por cierto, que al no existir baños portátiles en esa zona, las calles adyacentes se convirtieron en meaderos tanto para hombres como para mujeres.

Al mismo tiempo, poco a poco fue registrando mucho movimiento la zona de ferias, con niños y jóvenes ocupando todas las atracciones allí existentes, desde las cuales se pudo apreciar la marabunta de jóvenes que fue llegando en autobús a la ciudad a lo largo de la tarde.