Viernes, 23 de febrero de 2018
Las Arribes al día

Sardón de los Frailes: vive en el nuevo paraíso

Piscina climatizada, pabellón deportivo y apartamentos para el alojamiento, además de tranquilidad

Piscinas climatizadas durante una de las actividades del año pasado

Sardón de los Frailes ha vivido en el último medio siglo dos momentos trascendentales en su historia. El primero a mediados de la década de los 60 cuando la mitad de sus habitantes vieron inundadas sus tierras y hubieron de abandonar el pueblo. El segundo, con la entrada del nuevo milenio, cuando por el motivo anterior comenzaba a ser compensado con el llamado canon energético que abona Iberdrola a los pueblos afectados por el embalse de Almendra.

La construcción de la presa fue en un principio “un palo enorme para la gente”, señala su alcalde, Benjamín Cuadrado, pues Sardón perdía por la inundación de sus tierras 1.500 hectáreas de las 3.200 que posee. Pero a partir de 2003, ese mismo hecho trágico se traducía en ingresos que han permitido a su Ayuntamiento crear unas instalaciones que son la envidia de pueblos mucho mayores, calles cementadas hasta el último rincón y cubiertos todos los servicios básicos, “a la larga muchos se quisieran poner en su lugar. Muy a la larga algo positivo está teniendo, porque aunque tenemos pocos habitantes, vamos subiendo”.

Además del cambio económico y social, la presa ha supuesto un cambio sustancial de su paisaje que abre otras posibilidades que no se están aprovechando. A este respecto, el alcalde señalaba que “nunca se ha potenciado actividades de recreo como embarcaciones. Yo quiero que se explote lo máximo posible el agua porque hay turismo  de agua, pero esta presa, la tercera más grande de España y la de mayor altura, una joya arquitectónica, se conoce en la provincia menos que otras mucho más pequeñas. Esperemos que el paso de la Vuelta Ciclista el 4 de septiembre le pueda dar un impulso. Si continúo en el Ayuntamiento voy a tratar de potenciar el uso recreativo de la presa”.

Una de las joyas surgidas de los ingresos obtenidos por la inundación de sus tierras es la piscina climatizada, instalaciones que comenzaron a funcionar el año pasado y que son ya un referente para tratamientos terapéuticos y un espacio también para el ocio. “Sardón tiene que crecer más con el turismo, aunque tampoco hay que volverse locos porque Sardón es lo que es y la magia de este pueblo es la tranquilidad, pero hay que tratar de compensar las pérdidas de la piscina con una mayor oferta en alojamientos e incentivar al mismo tiempo la visita en invierno”.

  • Parque infantil y alojamientos junto a las piscinas climatizadas