Martes, 22 de mayo de 2018

Salamanca perderá 25 docentes en las plantillas del próximo curso

El sindicato CSIF lamenta que en total se pierdan 88 puestos en las nueve provincias de Castilla y León

Federico Martín, presidente provincial de CSIF Salamanca, Enrique González, responsable del área de exterior del sector nacional de educación de CSIF, e Isabel Madruga, presidenta autonómica del sector de Educación de CSIF

Salamanca perderá 25 puestos de docentes en las plantillas del profesorado para el próximo curso lectivo. El sindicato CSIF lamenta que en total se pierdan 88 puestos en el total de las plantillas en las nueve provincias de la de Castilla y León. La Junta reduce de 144 a 88 los puestos que suprime y crea 191 puestos más, cifra que surge de la negociación de plantillas en la que se pasa de una propuesta inicial de 371 supresiones y 227 creaciones, a 358 supresiones y 270 creaciones.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) valora “positivo pero insuficiente” que, finalmente, se hayan ‘salvado’ 56 puestos de docentes en las plantillas del próximo curso 2018-2019, en el conjunto de Castilla y León, después de que la Junta no haya suprimido 13 puestos en relación con la propuesta inicial y cree 43 puestos más.

Pese a los frutos de la negociación de estos meses, que se ha llevado en todas las provincias de la Comunidad, y que ha finalizado este jueves 8 en una Mesa Sectorial en la Consejería de Educación, el saldo final sigue siendo negativo. La presidenta del sector de Educación de CSIF Castilla y León, Isabel Madruga, señala que estos datos son insuficientes, ya que no olvida que desde el inicio de la crisis -en 2010- se han perdido unos 1.500 docentes. “Unos profesionales que tenemos que recuperar para garantizar la calidad educativa que se ofrece en Castilla y León, de la que nuestros políticos presumen y sacan pecho en el ámbito nacional e internacional, pero que olvidan que se consigue gracias a los mayores esfuerzos de unos sacrificados profesionales, que cada vez trabajan en peores condiciones”.

Madruga insiste en que “Junta y sindicatos tenemos que seguir negociando y consensuando para resolver los problemas del sistema educativo público de la Comunidad, como es la altísima interinidad del profesorado, o la igualdad de oportunidades en los alumnos del ámbito urbano y del rural, sin perder de vista la próxima negociación de un Pacto nacional por la educación, que tendrá consecuencias para Castilla y León” 

La pérdida de puestos docentes en Castilla y León para el próximo curso 2018-2019 será finalmente de 88. El saldo es negativo en todas las provincias menos en Valladolid, que gana 19 plazas tras la negociación realizada, y en Burgos, que el saldo final es cero. La provincia que más pierde es León, con 48 puestos menos de docentes, Salamanca pierde 25 puestos, Ávila 13, Zamora 10, Palencia 6, Soria 3 y Segovia pierde 2.

Las cifras, por enseñanzas

De nuevo, los más castigados son los maestros que fueron trasladados a los institutos de enseñanza Secundaria, que han perdido 45 puestos. En el cómputo total, los maestros han tenido una pérdida de 70 puestos, con 149 supresiones y 79 plazas creadas. Por el contrario, en enseñanzas medias hay un saldo positivo de 27 puestos de docentes más (teniendo en cuenta que habrá 191 creaciones y 164 supresiones). En Secundaria habrá 64 puestos más el próximo curso (160 creaciones y 96 supresiones); y en Formación Profesional (FP) 31 plazas menos (25 creaciones y 56 supresiones). Asimismo, en Enseñanzas de Régimen Especial el saldo es negativo, con 6 plazas menos (6 creaciones y 12 supresiones).

 “Los criterios por los que se negocia la creación o supresión de plazas, negociados pero no consensuados en Mesa Sectorial de Educación, siguen siendo unos criterios restrictivos, basados más en criterios económicos que educativos”, recalca Madruga.

A la espera de que se publique el nuevo Decreto de Orientación, el sector de Educación de CSIF en Castilla y León reclama una mayor dotación de recursos en atención a la diversidad. Todos los centros están pidiendo una mayor dotación de recursos en este ámbito. “Pedimos a la Consejería de Educación que sea sensible con este tema y pase de las palabras a los hechos. Hemos escuchado al consejero que la Consejería apuesta por la inclusión educativa, pero llevamos años esperando que sea una realidad. El papel lo aguanta todo, pero no la realidad que tenemos en los centros educativos”, insiste Madruga.

Con relación al plan de bilingüismo, “en este proceso de negociación se ha pedido reiteradamente que no se transformen plazas ordinarias en bilingües hasta que no se negocie este modelo. Vamos a ver hacia dónde queremos ir, tras más de 10 años de imposición de este modelo, y adaptemos después la plantilla docente en Castilla y León, insiste.

CSIF es consciente de que este problema de plantillas va más allá de la política educativa, exige un compromiso de la Junta de Castilla y León para poner en marcha mecanismos que ayuden a evitar la despoblación, sobre todo en la zona rural de la Comunidad.

CSIF reclama que el curso que viene “podamos negociar unos criterios menos restrictivos, que permitan dar una mayor estabilidad al profesorado de nuestra región y que eviten supresiones de puestos, que en algún caso conlleva el desplazamiento del docente”.

Se adjunta el gráfico con todas las cifras por provincias.

Resumen comparativo de plantillas de Educación en las provincias de Castilla y León (358 Kb)