Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El joven mirobrigense Carlos Martín Palacios debuta en el mundo del arbitraje

De sólo 17 años de edad, este joven se estrenó en un partido de prebenjamines entre Santa Marta de Tormes C y Alba de Tormes

Ciudad Rodrigo cuenta desde este primer fin de semana del mes de diciembre con un nuevo miembro dentro de la familia del fútbol, pero en este caso no es un jugador ni un entrenador como suele ser lo más habitual, sino que es un nuevo integrante del estamento arbitral.

El mirobrigense que ha decidido dar este paso de unirse al colectivo de los encargados de impartir justicia es un joven de sólo 17 años recién cumplidos, Carlos Martín Palacios, que este domingo arbitró en el Alfonso San Casto de Santa Marta de Tormes su primer encuentro, un duelo de prebenjamines entre el Santa Marta de Tormes C y el Alba de Tormes.

Carlos Martín Palacios, que estudia el Grado Medio de Administración y Gestión de Empresas en el IES Tierra de Ciudad Rodrigo, explica que siempre le ha llamado la atención la figura del árbitro, “ya que suele ser el culpable de todo y el ídolo de nadie, una figura tan criticada pero a la vez tan importante en el mundo del fútbol”, que además va “al revés” que los futbolistas: mientras que éstos buscan que todo el mundo se fije en ellos, “nosotros queremos pasar lo más desapercibido posible”.

Para poder llegar a estrenarse como árbitro, este joven mirobrigense ha estado realizando un curso durante los dos últimos meses en Salamanca, lo que ha implicado los consiguientes viajes diarios de ida y vuelta en autobús. Según explica Carlos Martín Palacios, su profesor es árbitro principal en Segunda B, además de acompañar de forma habitual como asistente al árbitro de 1ª Mateu Lahoz.

A la hora de dedicarse al arbitraje, Carlos Martín Palacios sigue la estela de otros jóvenes mirobrigenses que se han adentrado en este mundillo en los últimos años como Jesús Moríñigo –que en la actualidad no arbitra por incompatibilidad laboral, siendo su última experiencia el haber ejercido como juez de línea en la División de Honor Juvenil en Madrid-, y Miguel Regalado, Miku, que sigue arbitrando, aunque en la provincia de León, a cuyo Colegio Técnico de Árbitros se adscribió tras irse a estudiar allí.

En referencia a su primer partido como colegiado, el propio Carlos Martín Palacios lo define como “espectacular”, ya que tuvo la oportunidad de debutar en el estadio del Santa Marta, “uno de los mejores de la provincia” y recibió un trato “estupendo”. Según explica, “los chicos se han portado muy bien jugando con mucha deportividad y demostrando un buen nivel de juego pese a ser prebenjamines” (muchos de ellos de primer año).

La única ‘pega’ de este debut fue “el frío que hacía; el césped estaba blanco por la helada que había caído pero se lleva bien”. Carlos Martín Palacios, que también practica kickboxing en la Escuela Élite Impact de Ciudad Rodrigo, señala que “tengo unas ganas tremendas de pitar el siguiente partido”.