Jueves, 26 de abril de 2018
Guijuelo al día

Las especies menos comunes de hongos se dejan ver en la jornada micológica universitaria

LINARES DE RIOFRÍO | Una docena de participantes han recorrido el paraje de La Honfría encontrando hongos y setas con todo tipo de utilidades
La actividad de la Unidad de Cultura Científica y la Innovación de la Universidad de Salamanca organizó la jornada micológica en Linares de Riofrío

Linares de Riofrío ha acogido hoy una jornada micológica organizada por la Unidad de Cultura Científica y la Innovación de la Universidad de Salamanca. Una docena de participantes se han desplazado desde la capital salmantina hasta la localidad para visitar el paraje de La Honfría. La recogida ha durado toda la mañana, con no mucha suerte, puesto que la falta de lluvias ha impedido la aparición de muchas de las especies habituales, que precisan de un entorno más húmedo para sobrevivir. 

En total se han recogido más de veinte especies distintas, con algunos ejemplares que son bastante comunes, pero que no suelen llamar la atención de los recolectores, señala Marian Tardáguila, una de las organizadoras de la jornada: “Entre las especies recolectadas se han encontrado algunos ejemplares poco habituales en este tipo de recogidas. Uno de ellos ha sido la Ganoderma Lucidum, una seta muy empleada en medicina. La hemos encontrado pegada a un alcornoque, puesto que crece sobre los árboles. Es una especie bastante importante puesto que ahora se está descubriendo mucho sobre sus capacidades antitumorales en investigaciones para curar el cáncer. Hay un montón de hongos que se están investigando ahora y que tienen capacidades muy interesantes para la medicina, como uno que ayuda a luchar contra la diabetes. Siempre se han dejado un poco de lado a la hora de crear nuevos tratamientos y ahora se están teniendo más en cuenta”, señala Tardáguila, y añade: “Si hubiese sido una jornada micológica normal, con decenas de participantes, lo más seguro que nos hubiésemos centrado más en boletus y amanitas, que son las más llamativas y hubiésemos pasado de largo de estas otras. 

Sergio Fuentes, uno de los colaboradores de la jornada, explicó el procedimiento que se siguió al final de la recogida para instruir a los participantes: “Lo que hacemos para finalizar es una charla en la que enseñamos nociones básicas de micológica, los diferentes grupos de especies que hay y luego con esos conocimientos pasamos a la identificación de las especies que hemos recolectado esta mañana. Hay algunos estudiantes de biología que ya tienen información sobre algunas especies, pero otros no, y es como un juego del ‘Quien es Quien’ en el que van descartando especies según la información que tienen”. 

La intención de la Unidad Cultural es regresar en el futuro a realizar más jornadas similares en la zona, debido a su gran riqueza biológica.