Sábado, 21 de julio de 2018
Guijuelo al día

Las estrellas, más cerca que nunca en Linares de Riofrío

Más de 200 personas aprendieron a reconocer estrellas y constelaciones en esta nueva propuesta otoñal de la Diputación de Salamanca
La ermita del Buen Suceso acogió una charla sobre astronomía con música en directo y actores caracterizados

Linares de Riofrío acogió ayer una nueva actividad del programa Los 1.000 Otoños, el programa de propuestas otoñales de la Diputación de Salamanca, en esta ocasión, se invitó a los participantes a conocer más sobre nuestro firmamento y las constelaciones y estrellas que lo forman. Se realizaron dos talleres a cargo de expertos que descubrieron los secretos de las estrellas a los más de 200 participantes.

La nocturna propuesta comenzó a las 21:00 horas con la llegada de los visitantes procedentes de Salamanca, que se unieron a los vecinos de Linares que quisieron disfrutar de la jornada en la ermita del Buen Suceso. Allí se dividió al público en dos grupos, para mejorar al experiencia y permitir una mayor inmersión. En el templo se llevó a cabo una charla sobre la historia de la astronomía, las estrellas y las constelaciones formada por numerosas anécdotas sobre los descubrimientos de cuerpos celestes y los nombres que iban recibiendo. Esta parte contó con música de acordeón en directo y actores caracterizados como astrónomos históricos. El fotógrafo especializado en foto nocturna, Marino Esteban, se encargó de esta parte de la charla en la que no faltaron algunas de sus espectaculares imágenes. 

La segunda parte de la jornada se celebró en el exterior de la ermita, donde varios miembros de la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio (OSAE), instalaron telescopios para que los invitados pudieran ver de cerca las constelaciones y estrellas más importantes del firmamento. En esta parte también se detallaron historias y la procedencia de los nombres de muchos de los cuerpos celestes, además de enseñar rápidamente a identificar diversas constelaciones y a orientarse encontrando el norte con la Estrella Polar. 

Tras dos horas de entretenida jornada, y con un excelente tiempo, que permitió una buena observación del cielo, los presentes marcharon hasta Linares de Riofrío donde degustaron un chocolate caliente en los salones de la asociación de mayores.