Martes, 24 de octubre de 2017
Las Arribes al día

Berkeley recuerda a los grupos de la Diputación su inversión de 250 millones para crear empleo

El director general de la minera señala que seguirán impartiendo cursos de capacitación de manera “que no se pierda ninguna oportunidad de trabajo debido a falta de formación”

Francisco Bellón, director general de Berkeley Minera / CORRAL

Ante la moción conjunta que presentarán mañana viernes los grupos PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca en el pleno de la Diputación de Salamanca, contra la ampliación del proyecto minero de Retortillo, Berkeley Minera recuerda que está realizando “una inversión de hasta 250 millones de euros, con la creación de 2.500 puestos de trabajo en una región que tiene uno de los niveles más altos de desempleo de la UE y que el año pasado perdió 25.000 habitantes”.

Además, señala que los riesgos potenciales del proyecto para la salud han sido evaluados por el Consejo de Seguridad Nuclear, el órgano administrativo sustantivo, concluyendo que "de acuerdo con las estimaciones realizadas, la explotación minera, y el funcionamiento de la planta de tratamiento no tienen un impacto en la salud de la población, ni supera los límites establecidos".

Asimismo, Berkeley recuerda que ha recibido “más de 100 informes y permisos favorables para el proyecto, y ha sido analizado minuciosamente por diferentes órganos administrativos a todos los niveles: Unión Europea, Administración del Estado (autorizaciones expedidas por la Confederación Hidrográfica del Duero, Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital) Junta de Castilla y León, Diputación Provincial de Salamanca y Ayuntamiento de Retortillo”.

También sostienen que “el proyecto de Salamanca se está desarrollando de acuerdo con los más altos estandares de salud, seguridad y medio ambiente del mundo, los cuales han sido ratificados por las administraciones españolas, y además la compañía ha obtenido certificados de Minería Sostenible (UNE 22480) y Gestión Medioambiental (ISO 14000) por parte de AENOR, organismo  independiente”.

La empresa minera insiste en que el proyecto “ha sido diseñado de acuerdo con los últimos avances en minería sostenible con el fin de minimizar el impacto ambiental, y restaurará el área afectada inmediatamente después de ser afectada. Los materiales que serán depositados en las áreas de donde han sido explotados no tendrán ningún nivel dañino para la salud, y de hecho tendrán un nivel de elementos potencialmente contaminantes un 90% por debajo del que actualmente tienen en el mismo lugar en el que se encuentran desde hace millones de años y que desde luego no han ocasionado ningún daño a los habitantes de la zona durante este tiempo. La mina será rehabilitada de manera continuada para asegurar el mínimo impacto sobre el medioambiente y las poblaciones circundantes. A medida que avanza la actividad minera, el terreno será totalmente restaurado con un mayor valor ecológico”.

Por su parte, Francisco Bellón, director general de Berkeley Minera, ha comentado que "para llevar a cabo nuestro proyecto contamos con el fuerte apoyo de la comunidad local, de la cual formamos parte, y por supuesto de los casi 70 trabajadores permanentes que tenemos en la zona, más de la mitad procedentes de los municipios en los que nos encuadramos. Hemos recibido solicitudes de empleo del 25% de los residentes locales y seguiremos impartiendo cursos de capacitación, formando a todas las personas interesadas de nuestros municipios de manera que no se pierda ninguna oportunidad de trabajo debido a falta de formación. Queremos que las 450 personas que trabajen en este proyecto sean en la mayor medida posible residentes del entorno que nos acoge”.