Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Presentada la Carta de las Fortificaciones, que puede ayudar a ser Patrimonio de la Humanidad

CIUDAD RODRIGO | Como sesión especial del Seminario Internacional sobre Arquitectura Militar que ha tenido lugar en Almeida

El Parador de Turismo de Ciudad Rodrigo acogió durante la mañana del domingo una extensión del 11º Seminario Internacional sobre Arquitectura Militar que se ha celebrado durante los días precedentes en Almeida dentro de los actos de conmemoración del Cerco a esa localidad portuguesa. Esta sesión especial del Seminario –dedicado a profundizar en las Fortalezas Modernas e Identidades Nacionales- tuvo como objetivo dar a conocer en Ciudad Rodrigo la denominada Carta de las Fortificaciones.

Según se explicó en el acto, se trata de un documento al que se empezó a dar forma hace una década en Elvas (Portugal), ante las intervenciones que se estaban haciendo en las fortificaciones que podían poner en peligro tanto el propio patrimonio como el conseguir que sea declarado Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Para ello, se decidió crear un documento que sea una ‘guía de referencia’ para las intervenciones en las fortificaciones, ya que se considera que tienen un valor específico respecto al resto del patrimonio (de hecho, en el documento se muestran las diferencias de intervención entre las fortificaciones y el Patrimonio en general). Asimismo, se explicó que a un arquitecto no se le forma en fortificaciones, por lo que hay más ‘peligro’ de que se ponga el peligro en patrimonio con intervenciones inadecuadas.

De momento, lo que se tiene encima de la mesa es un borrador de la Carta definitiva, que ha sido elaborado por el Comité Científico Internacional de Fortificaciones y Arquitectura Militar (Icofort en sus siglas en inglés).

Uno de las personas que ha trabajado en la misma, Fernando Cobos, fue desgranando los contenidos que incluye esta Carta, entre los que están varios principios de intervención en las fortificaciones: estudiarlas previamente (se expone qué hay que estudiar), hacer una intervención integral en el conjunto del territorio, y compatibilizar la intervención con la naturaleza (apostar por elementos tradicionales cuando sea posible).

En la Carta también se exponen los usos que se proponen para las fortificaciones, ya que, como se indicó en el acto, hoy en día “nadie restaura un castillo para luchar”. Asimismo, se resaltó que el análisis de las fortificaciones no puede limitarse al muro o castillo, sino que “hay que analizarlo en su conjunto”; porque además “acaban siendo la referencia de un territorio, sobre todo en la frontera”, sirviendo para “explicar la historia del lugar”.

Esta Carta de las Fortificaciones pretende ser una referencia para las fortificaciones que tienen la Declaración de Patrimonio de la Humanidad y las que quieren serlo, entre las que están varias fortificaciones de la Raya portuguesa, a las que se quiere unir Ciudad Rodrigo. En palabras del presidente de la Câmara Municipal de Almeida, Antonio Baptista, el objetivo es que sea una candidatura “transnacional, abierta a las fortalezas de la Raya”, ya sean de España o de Portugal. Si se consigue sumar más fortificaciones, “la candidatura sería más fuerte”.

En palabras del alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, “esta Carta es una gran noticia para ciudades fortificadas como la nuestra”. Desde su punto de vista, Miróbriga y otras fortificaciones “no pueden perder la oportunidad de sumarse a esta iniciativa de ser Patrimonio de la Humanidad, reclamando el apoyo de la Junta de Castilla y León, y el Gobierno de España. Para Juan Tomás Muñoz, “no parece descabellado que Ciudad Rodrigo sea declarada Patrimonio de la Humanidad, cuando además se está apostando por candidaturas de varios países”.