Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La pésima climatología reduce en un 68% la cosecha en la provincia

CABRILLAS | Milagros Marcos presentó los resultados de la cosecha de cereal de invierno en la región, donde se han dejado de generar 550 millones
La consejera se subió a una cosechadora en la mañana del viernes

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, presentó en la mañana del viernes en la localidad de Cabrillas, en pleno Campo Charro, los datos de la cosecha de cereal de invierno en toda Castilla y León.

Según explicó la propia consejera, el campo ha vivido una situación “complicada” por culpa de la climatología, tanto “por la sequedad extrema por la ausencia de lluvias, que estamos padeciendo en Castilla y León, España, y en los países mediterráneos”, como por “las heladas tardías de abril y el granizo que hubo en mayo”.

Esto ha derivado en que no sea una buena cosecha, calculándose en estos momentos (con la mitad de la cosecha recogida) que se van a recoger en toda Castilla y León unos 2,6 millones de cereal, frente a los 6 millones de media de los últimos 5 años, lo que supone una reducción cercana al 59% (previamente había habido un 4% de reducción de la superficie sembrada). El porcentaje es aún peor en la provincia de Salamanca, donde la producción se ha reducido en un 68% (una de las provincias más perjudicadas junto a Ávila y Valladolid).

Al haber escasez, el precio del cereal ha aumentado en un 20% respecto al habitual, duplicándose además la superficie de trigo duro. En total, se calcula que el valor de la producción de la cosecha de invierno en Castilla y León será de 450 millones de euros, frente a los 1.000 millones que suele ser la media.

Esta delicada situación requiere en palabras de la consejera de “un impulso y apoyo desde la administración autonómica”, que ya ha puesto sobre la mesa “medidas importantes”, para “garantizar que el sector tenga liquidez para abordar la siguiente cosecha”.

Por un lado, la Junta va a entregar ayudas directas al sector por un importe de 145 millones de euros. Además, se va a apostar por exenciones en varios impuestos y por una flexibilización de la Política Agraria Común. Todo ello supondrá un impacto según los cálculos de la Junta de “más de 2.000 millones de euros”. De esa cifra, 1.500 millones será dinero directo que va a recibir el sector sin necesidad de préstamos, mientras que el resto del dinero sí son prestamos financiados al 100% (los avales por parte del Estado y los intereses por la Junta).

En palabras de Milagros Marcos, “el tiempo no se puede mejorar”, pero sí se puede “trabajar en estar prevenidos para otras ocasiones”, especialmente en la mejora de los seguros agrarios. La consejera apuntó que asciende a 146 millones de euros la parte que ya tiene tasada la entidad aseguradora y que va a recibir el sector que está asegurado. Según indicó, ahora mismo tienen seguro el 50% de los agricultores y ganaderos, que por ende tienen asegurada la cosecha.

El objetivo de la consejera es que la cifra de agricultores y ganadores con seguro alcance el 100%, para lo que están trabajando con organizaciones agrarias y Agroseguro (se da además la circunstancia de que hay provincias donde el 80% tienen seguro y en otras solo el 20%. La idea que maneja Milagros Marcos es “hacer más atractivo el seguro para el sector”, incrementando la financiación por parte de la Junta en un 50%, lo que permitirá facilitar la suscripción”. Esa aportación de la Junta se añade a los 200 millones de euros que ya pone el Estado “para que supongan menos gastos para agricultores y ganaderos”.