Lunes, 21 de agosto de 2017

Cuadro de Miguel Elías para reconocer la labor de la ONG Remar en favor de los refugiados

La entidad evangélica trabaja en Lesbos y en otras fronteras europeas, acogiendo a los que huyen de guerras y violencias

 

 

Miguel Elías en su estudio, con la obra terminada / Foto MGala

La obra ‘El sueño de un refugiado’ (Técnica mixta sobre madera, 80x80 cm.), de Miguel Elías, prestigioso pintor y profesor de la Universidad de Salamanca, ha servido para reconocer el valioso trabajo que actualmente viene realizando la ONG Remar Internacional en favor de los refugiados.

La misma surgió por encargo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), cuyo presidente, Daniel Rodríguez, hizo entrega oficial del cuadro pintado por el salmantino a Miguel Diez, presidente y a su esposa Mari Carmen Jiménez, cofundadora de la ONG en el año 1982. El acto de reconocimiento se realizó en el marco del VII Congreso Evangélico que, con motivo de las celebraciones por el 500 Aniversario de la Reforma Protestante, se celebró en Madrid entre el 12 y 14 de julio. También estuvo presente Mariano Blázquez, secretario Ejecutivo de la FEREDE.

Por el WiZink Center (Antiguo Palacio de los Deportes de Madrid), local de celebración del Congreso, también estuvieron el Ministro de Justicia Rafael Catalá o Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, quien quiso estar presente en este reconocimiento que valora el gran trabajo que con los refugiados actualmente, y con los desfavorecidos viene realizando esta ONG desde hace 35 años, abarcando los cinco continentes y tocando los corazones y las vidas de millones de personas a lo largo de estos años de Amor y entrega a Dios y al prójimo. Un trabajo en favor de los refugiados tanto en Grecia  (especialmente en Lesbos, donde Remar trabaja conjuntamente con la ONG Mensajeros de la Paz), como en las fronteras centroeuropeas, Francia, Italia, España y en el resto de los 72 países en los que opera.

Miguel Elías, “Premio Unamuno, amigo de los protestantes”, otorgado por el periódico Digital P+D en 2015 y entregado en el Salón Rectoral de la Casa-Museo Unamuno de la Universidad de Salamanca, señala respecto de su cuadro: “Al pintarlo busqué los Fados más tristes que tenía y, con ellos de fondo, pinté y... pinté a este padre con su hijo dormido a sus espaldas. Una y otra vez me preguntaba,... ¿Qué soñará? Estoy feliz con este encargo porque me indigna la actitud de los gobiernos europeos ante tan lacerante drama humano”.

Entonces, cuando el Premio Unamuno, escribieron sobre el arte y la generosidad de Miguel Elías. Así, el escritor inglés Stuart Park: “Doy fe no solo de la excelencia de su obra pictórica sino del talante generoso y desinteresado, nada frecuente en el mundo de hoy, que la inspira. Miguel Elías muestra una gran sensibilidad hacia la cultura evangélica, y sus ilustraciones aportan un toque de belleza fresco y espontáneo muy alejado de la iconografía religiosa”. Y también el ensayista y agudo lector de poesía, Sergio de Lis: “El mérito de su colaboración con los evangélicos, razón suficiente para esta distinción, no debe ocultar sus realizaciones artísticas. Desde que comencé a ver la inclusión de sus trabajos, especialmente en las publicaciones poéticas de Alfredo P. Alencart, sentí mi admiración por ellas. Su nombre como firma en una obra, siempre atrae mi atención. ¡Enhorabuena!”.

Este aporte para el reconocimiento a Remar no es nuevo. De vieja data viene la colaboración de Miguel Elías con el pueblo evangélico español, pues son constantes sus aportes al Premio Jorge Borrow de Divulgación Bíblica, que se concede y entrega en Salamanca; al Encuentro Los poetas y Dios, que se celebra anualmente en Toral de los Guzmanes (León), a la revista Sembradoras, de temas teológicos y culturales, cuyas nueve portadas son obra de este magnífico pintor y, finalmente,  a los Encuentros anuales de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos (ADECE), donde sus obras se entregan a los ganadores de los premios de narrativa y poesía. Y también a varios de los libros publicados por Adece y Hebel, editorial cristiana que tiene su sede en Santiago de Chile.

Fotografías de MGala