Lunes, 25 de septiembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La Guardia Civil esclarece con un giro inesperado la explosión donde murió un hombre en Cabrillas

CABRILLAS | El dueño de la atracción que explotó pagó al fallecido y a otra persona para que la destruyeran con el objetivo de estafar al seguro

La Guardia Civil ha logrado esclarecer por completo, con un giro inesperado, la explosión que tuvo lugar en la madrugada del 9 al 10 de mayo en la localidad de Cabrillas que causó la muerte de un hombre.

Como publicamos en aquel momento, la localidad estaba en plena cuenta atrás para sus fiestas patronales en honor a San Isidro Labrador cuando los vecinos se vieron sorprendidos por la explosión del remolque de una atracción ferial en la calle Traseras, lo que originó un incendio.

Cuando los Bomberos estaban en plena tarea de apagado de las llamas, localizaron junto al remolque el cuerpo de un varón completamente calcinado, que no portaba ningún tipo de documentación. El cuerpo fue llevado hasta el Instituto Anatómico Forense de Salamanca, donde se le practicó la autopsia para determinar las causas de la muerte y lograr identificarlo. Mediante el cotejo del ADN, se determinó que se trataba de un varón de 37 años residente en Salamanca.

De forma paralela, el equipo de personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil inició la pertinente investigación para esclarecer los hechos, para lo que contó con diversos testigos. A partir de sus testimonios, y como ya publicamos aquel mismo día, se estableció como principal hipótesis que el fallecido había participado de forma intencionada en la quema intencionada del remolque y la atracción.

La Guardia Civil puso en marcha en ese momento la Operación EGUETT, en la que se confirmó que el fallecido, junto con otra persona, se acercaron a Cabrillas con el objetivo de quemar la atracción, que explotó de forma inesperada para ellos por la acción del combustible y acelerantes manipulados.

La explosión pilló de lleno a uno de los individuos, mientras que su compañero de fechoría huyó del lugar, logrando la Guardia Civil tras arduas gestiones su identificación. Se trata de un varón de 26 años de edad, natural de Rumanía y residente en Salamanca, que fue detenido el pasado 15 de junio como autor de los delitos de incendio y homicidio imprudente.

Según explica la Guardia Civil, los responsables de la investigación tenían claro que los dos individuos habían actuado inducidos por terceras personas, por lo que continuó abierta la investigación, hasta lograr averiguar que ambas personas fueron contratadas a cambio de dinero por el mismísimo propietario de la atracción, que quería que fuera destruida para así estafar a la compañía aseguradora.

Hay que recordar que en la noche en que ocurrieron los hechos, el dueño de la atracción fue avisado de lo ocurrido y se presentó en el lugar, asegurando a los vecinos que ‘no sabía quién podía haber querido ir contra él’, remarcando los vecinos que era una persona muy cordial que llevaba acudiendo muchos años a Cabrillas y que nunca había habido ningún problema.

La Guardia Civil procedió el pasado martes a la detención de esta persona, un varón de 41 años natural y residente en Salamanca, como supuesto autor de los delitos de incendio, homicidio imprudente y estafa a la compañía aseguradora. De igual modo, su mujer, de 40 años y también natural de Salamanca, ha pasado a tener la calidad de investigada como colaboradora de los delitos mencionados. Además, la Guardia Civil también tomó declaración en la jornada del miércoles a otra mujer de 38 años natural de Salamanca como encubridora de los delitos.

La investigación ha sido llevada a cabo por la Guardia Civil en coordinación con el Juzgado de Instrucción número 1 de Salamanca, que decretó el ingreso en prisión provisional del coautor del incendio, y el ingreso en prisión eludible bajo fianza (que pagó el miércoles) del propietario de la atracción. Las dos mujeres investigadas permanecen en libertad a disposición judicial.