Domingo, 25 de junio de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Las tropas toman posiciones en las calles mientras el calor deja los primeros caídos

CIUDAD RODRIGO | Los actos de la mañana sabatina tuvieron cierto desbarajuste, incluida la modificación del desfile por el calor

Tras unos días de ‘calentamiento’, con la primera avanzadilla de tropas moviéndose por Ciudad Rodrigo desde el miércoles, en la mañana del sábado llegó la hora de que empezase verdaderamente la Recreación Histórica Internacional del Asedio a Ciudad Rodrigo y la Batalla de Fuentes de Oñoro, un proyecto que se empezó a fraguar hace año y medio a partir de unas conversaciones entre la Asociación Tiradores de Castilla y el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo (luego se sumaron al proyecto Adecocir y el Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro).

Llegada la hora de llevar a cabo la Recreación, el gran protagonista es el calor extremo que se está sufriendo estos días, que dejó (al menos) dos bajas entre las tropas en la mañana del sábado, las de sendos recreadores que sufrieron mareos durante el desfile con el que se abrieron oficialmente los actos.

Inicialmente, estaba previsto realizar un largo desfile por lugares como la Ronda de San Pelayo, la Avenida Conde de Foxá y las Puertas de Amayuelas, pero debido al calor se decidió hacer un recorrido mucho más breve, subiendo todas las tropas directamente por la Rúa del Sol desde el Paseo Fernando Arrabal hasta la Plaza Mayor. En este desfile también participaron varias personas a caballo, tanto soldados como damas de época.

Una vez todas las tropas estuvieron alineadas en la Plaza, se procedió a la inauguración oficial, consistente en un breve discurso del alcalde Juan Tomás Muñoz para dar la bienvenida a todos los presentes. Ese discurso fue pronunciado desde una peana junto a la que estaban las banderas de los 4 países implicados en el conflicto bélico que se está recreando: Gran Bretaña, Francia, Portugal y España. Alrededor había numerosas autoridades, entre ellas el subdelegado del Gobierno en la provincia, Antonio Andrés Laso.

Finalizada esa parte, todas las autoridades se desplazaron a la Plazuela de Herrasti, acompañados de parte de los recreadores, para llevar a cabo un homenaje a los caídos en el conflicto bélico de 1812. En este acto se contó con la colaboración de una unidad del Ejército en Salamanca, que interpretó varias piezas musicales, vigilados muy de cerca por los alumnos del Seminario Diocesano.

Con ese homenaje debía haber concluido la mañana, pero hubo un homenaje extra. Resulta que los recreadores que se acercaron hasta la Plazuela de Herrasti fueron excluidos del homenaje en el que participaron las autoridades, por lo que decidieron llevar a cabo el suyo propio justo a continuación.

Adrián Estévez, integrante de la Asociación Tiradores de Castilla y promotor de la Recreación, les dio a los recreadores su “bienvenida y agradecimiento por haber recorrido Europa para honrar a los héroes de la defensa de Ciudad Rodrigo”. Adrián Estévez quiso resaltar que “hoy todos somos hermanos y europeos, pero hace poco más de 200 años murieron compatriotas”.

El acto concluyó presentando armas ante el monumento a los caídos y una serie de vivas a Inglaterra, Francia y España. Concluidos definitivamente todos los actos, las tropas iniciaron otra invasión: la de las terrazas, especialmente las de la Plaza Mayor.

Debido al calor, a la hora de comer del sábado se ha conocido que la recreación de la batalla de la tarde sabatina se retrasa dos horas, hasta las 19.00 horas, por culpa del calor.