Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Las Arribes al día

La vía férrea del Duero, un recurso a punto de explotar

La Diputación de Salamanca ha adjudicado las obras para el reacondicionamiento para uso turístico del tramo de 17 kilómetros comprendido entre La Fregeneda y el puente internacional de Barca d’Alva, un proyecto en el que se invertirán 644.000 euros 
En sus úLtimos 17 kilómetros, la vía del Duero presenta 20 túneles y 13 viaductos, alguno de ellos con una altura superior a los 90 metros | REP. GRÁFICO: INFOTUR

No ha sido fácil, pero finalmente las administraciones, en este caso la Diputación de Salamanca, ha sabido ver el potencial turístico que presenta la vía férrea del Duero, infraestructura cuyos orígenes se remontan al último cuarto del siglo XIX y que fue cerrada al tráfico ferroviario el 1 de enero de 1985 para posteriormente, en el año 2000, ser declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento.

Tras que un primer concurso quedase desierto y se optara por un procedimiento negociado, la Diputación de Salamanca resolvió días atrás proponer la contratación del proyecto de recuperación de la Vía Férrea La Fregeneda – Barca D´Alba a favor de la empresa vallisoletana Hergon Metropolitan S.L.

La oferta presentada por esta empresa ha resultado ser la más ventajosa en su conjunto, tanto en la valoración técnica como en la económica en la que ha ofertado 533.605 €, IVA excluido, lo que supone un 19% de baja con respecto al precio de licitación de 658.771,86€, IVA excluido. Asimismo, el plazo de ejecución de las obras es el inicialmente previsto de 10 meses.

El proyecto de la Diputación de Salamanca para la recuperación de los 17 km de vía que une La Fregeneda con el municipio portugués de Barca D´Alva prevé adaptar dicho tramo para uso peatonal.  En este recorrido se encuentran 10 puentes con una longitud de 1.040 metros y 20 túneles que en total miden 4.295 metros.

Importantes actuaciones

Las actuaciones previstas en el proyecto presentado por la Diputación para poner en valor esta vía que atraviesa el Parque Natural de Las Arribes del Duero, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, hacen referencia a la limpieza de la vía para poder circular; reposición de traviesas y dovelas en los túneles; excavación y limpieza de vegetación en laderas y entradas y salidas de túneles; eliminación del cable del antiguo telégrafo, incluidos postes; colocación de señales informativas en ambos sentidos en túneles y puentes; instalación de plataformas laterales con tablas en ocho puentes; reposición de barandillas donde fuera necesario y pintura; revisión y anclaje de chapa del puente internacional y el embarcadero, y colocación de señalización informativa y  mobiliario  (bancos, contenedores, papeleras, aparcamiento para bicicletas).

Los siguientes pasos administrativos que permitan el comienzo de las obras lo antes posible pasan por requerir en los próximos días la documentación a la empresa propuesta para dictaminar la adjudicación definitiva por la Comisión con el fin de proceder a la firma del contrato. El plazo para el inicio de las obras comenzará a contar tras la firma del acta de replanteo que debe ser un máximo de 15 días después de haberse efectuado la firma del contrato, dado que se trata de un expediente de carácter de urgencia.

Tod@vía, auténtico baluarte de la vía férrea

El proyecto de la Diputación de Salamanca sobre el tramo de la vía férrea que transcurre entre La Fregeneda y Barca d’Alba es un primer paso en una dirección que nunca debió abandonarse. En primer lugar, porque es un legado histórico único de incalculable valor trazado en un paraje natural espectacular. En segundo lugar, porque su utilización con fines turísticos y comerciales supondría un auténtico revulsivo para una de las zonas más desérticas, envejecidas y empobrecidas de la Comunidad.

Desde la Asociación de Frontera Tod@vía se ha venido reivindicando la puesta en valor de este BIC desde hace más de doce años, primero solicitando su arreglo a las administraciones responsables; después, una vez constatado el olvido de las mismas, trabajando directamente sobre el terreno para evitar que, al menos, su deterioro no avanzara de forma galopante. En todo este tiempo se lanzaron al viento muchas promesas y muchos titulares sobre su rehabilitación que ni siquiera cumplieron con su obligación de conservarlo. Incluso se llegaron a aprobar importantes partidas económicas desde Cámaras como el Senado que jamás llegaron a ninguna parte. Nos gustaría creer que ahora será distinto. Ojalá que lo sea.

No es el proyecto que le gustaría a Tod@vía. “Aparte de la escasa dotación económica -a la que ya se le han caído 200.000€ por el camino-, no está bien cuantificado, es poco específico y se basa en su utilización como vía verde. Estaremos vigilantes para que no se quede ahí, porque el gran valor de esta infraestructura no pasa por su uso peatonal, sino por su reutilización con pequeños vehículos impulsados por energías renovables como recogía el desechado proyecto Ferronatura”.

Ferronatura, el proyecto integral de la vía

La Asociación de Frontera Tod@vía reinvindica , desde el trabajo y el constructivismo, la reutilización turística  del Bien de Interés Cultural , que es la Vía Férrea La Fuente de San Esteban-La Fregeneda- Barca d´Alva. No sólo limpiamos de maleza la caja de la vía, reponemos maderas en los puentes, sino que también redactamos y cuantificamos proyectos. “Como ciudadanos comprometidos, y profesionales de diferentes disciplinas técnicas, hemos compartido nuestro ‘saber hacer’ en la elaboración del proyecto ‘Ferronatura’, colaborando con la Diputación de Salamanca y la empresa estatal Seggitur.

Ferronatura es un proyecto que planteaba la conservación y reutilización turística de este patrimonio mediante la circulación de pequeños vehículos, con asistencia energética  de paneles fotovoltaicos en las estaciones, en los tramos  La Fuente de San Esteban-La Fregeneda y Barca d´Alva-Almendra, paralelo al Duero en tierras lusas. Lo diferente de la oferta lo hacía atrayente para compensar la lejanía de grandes ciudades y aportar una población flotante a la zona. La actuación conllevaba retorno económico directo en pequeños nichos de negocios en este desierto demográfico y de forma indirecta un flujo económico importante.

Finalmente, este proyecto ganador no consiguió la financiación de los fondos europeos POPTEC por una decisión tomada, al parecer, por políticos a nivel nacional en España y Portugal.  Una enorme decepción que “no minará el deseo de nuestra Asociación de seguir trabajando por lograr algún día este objetivo. No nos sobran recursos, pero sí voluntad, compromiso y fuerza moral para no abandonarlo”, señalan desde Tod@vía.

RESUMEN DE LA HISTORIA

Salamanca lucha por no quedar descolgada del ferrocarril: Cuando las Cortes Constituyentes discuten la Ley General de Ferrocarriles de 1855, Salamanca, a través de sus representantes, lucha por no quedar descolgada del avance de las líneas férreas, marginada ya de la líneas generales del país. Así, en 1864 se consigue la concesión de una línea que partiendo de Medina del Campo terminará en la capital salmantina y un ramal del Duero El Rey propone una subvención igual a la cuarta parte de su presupuesto, no pudiendo exceder de 60.000 pesetas por km.

Vitigudino y Ledesma hacen valer la Ley de 22-12-1876: Esta línea, desde su inauguración, ha aparecido en los textos y en la cartografía con un ramal de la Línea Salamanca a la frontera lusa por Ciudad Rodrigo. La Ley General de Ferrocariles de 23 de noviembre de 1877 olvidaba esta línea al considerar solo “Salamanca a la frontera portuguesa”. Por ello, los diputados a Cortes por Vitigudino y Ledesma, Galante y Silvela, “protestando enérgicamente consiguieron con su incansable gestión hacer valer los derechos concedidos por la Ley promulgada por Alfonso XII en 1876”, logrando, además, la subasta de ambas líneas en 1881.

Construcción del ramal Barca d’Alva-La Fregeneda: La construcción de estos últimos 17 kilómetros reunió circunstancias y acontecimientos de singular valor humano. Al ser el tramo más difícil se crea la mayor densidad de mano de obra. Entre La Fregeneda y Barca hay que perforar 20 túneles y levantar 13 viaductos, algunos de una altura superior a los 60 metros. Entre la estación de Hinojosa y el puente fronterizo sobre el Águeda el tren tiene que descender 450 metros de altitud, el proyecto refleja un desnivel del 0,02% por metro, lo máximo permitido.

Inaugurada el 9-12-1887 por la reina Victoria Eugenia: En el puente internacional, dos trenes, uno portugués y otro español, besaban sus topes. Esta fue la fecha oficial de la inauguración, aunque las instalaciones españolas permanecían abiertas desde el 25 de julio. Ricardo Pinto Acosta, presidente de la Cámara de Comercio de Oporto, obtuvo en 1888 el título de conde de Lumbrales por su empeño en el proyecto.