Sábado, 27 de mayo de 2017

Más de 1.600 salmantinos padecen la enfermedad de Parkinson

El Centro Comercial El Tormes acoge un encuentro para dar a conocer esta realidad, una patología degenerativa crónica, producida por la muerte de un tipo de neuronas, que afecta tanto a hombres como a mujeres.

El Centro Comercial El Tormes acogía las actividades de la Asociación de Parkinson Salamanca / Foto de Alberto Martín

La Asociación de Parkinson de Salamanca ha celebrado este martes su 20 aniversario con un montaje colectivo (‘Manequin Challenge’), en el Centro Comercial El Tormes. De este modo, un buen número de personas se concentraban y se mantenían inmóviles durante unos minutos, con el fin de grabar un vídeo para promocionarlo a través de las redes sociales.

“El objetivo de este reto que paralice Salamanca a favor del Parkinson, es dar visualidad a la que está considerada la segunda enfermedad neurodegenerativa y que afecta en Salamanca a 1.679 personas (de las cuales 4 de cada 100 tienen edades comprendidas entre los 32 y los 50 años)”, explicaban los organizadores.

“Al mismo tiempo, se quiere poner de manifiesto el trabajo que la Asociación Parkinson Salamanca lleva realizando en la provincia desde hace 20 años”, añadían. Esta iniciativa, gestionada a través del programa de Empresas Amigas de la Universidad de Salamanca, ha permitido también que los clientes de El Tormes puedan informarse sobre esta enfermedad en las mesas que estaban ubicadas en distintos puntos del Centro Comercial.

Por otra parte, Leroy Merlin se sumaba también a la celebración de este día y lo hacía posibilitando la plantación de tulipanes (símbolo del parkinson) en las zonas ajardinadas del Centro Comercial El Tormes. Pacientes de parkinson, niños y mayores pudieron participar en esta plantación simbólica. Además, se celebró un taller de plantación de tulipanes gratuito dirigido a los niños.

Se desconoce la causa y cómo prevenirla

Es una enfermedad degenerativa producida por la muerte de neuronas de la sustancia negra, que producen dopamina. La dopamina es un neurotransmisor importante en el circuito de los ganglios basales, cuya función primordial es el correcto control de los movimientos. Cuando hay una marcada reducción del nivel de dopamina, se altera la información en el circuito de los ganglios basales y esto se traduce en temblor, rigidez, lentitud de movimientos e inestabilidad postural, entre otros síntomas.

Además de la alteración motora descrita, sabemos que otras regiones del sistema nervioso y otros neurotransmisores están también involucrados en la enfermedad, añadiendo otros síntomas diversos a los síntomas motores típicos, conocidos como síntomas no motores. Con frecuencia pueden aparecer años antes de los síntomas motores, lo que se conoce como “síntomas premotores”. Lo más conocidos son: depresión, reducción del olfato, estreñimiento y trastorno de conducta del sueño REM (ensoñaciones muy vívidas).

El párkinson es una enfermedad crónica y afecta de diferente manera a cada persona que la padece. La evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede evolucionar más rápidamente. No es una enfermedad fatal, lo que significa que el afectado no va a fallecer a causa del párkinson.

A pesar de todos los avances de la neurología, hoy en día se desconoce la etiología o causa de la enfermedad de Parkinson, por lo que también se desconoce cómo prevenirla. Afecta tanto a hombres como a mujeres, y más del 70 por ciento de las personas diagnosticadas de párkinson supera los 65 años de edad. Sin embargo, no es una enfermedad exclusivamente de personas de edad avanzada ya que el 30 por ciento de los diagnosticados es menor de 65 años.

Fotos de Alberto Martín

Ver más imágenes: