Martes, 28 de marzo de 2017

El 21% de los jóvenes de entre 15 y 29 años ni estudia ni trabaja

En España hay 1.420.800 que no están ni a una cosa ni a la otra, y la Organización Internacional del Trabajo, después de analizar la situación en 28 países, apunta a que esta situación se extiende

La población joven de 16 a 29 años que reside de forma independiente de su familia se ha situado por primera vez en 12 años por debajo del 20%

Luis Kardos tiene 25 años, es sociólogo por la Universidad de Salamanca y estudiante de un módulo de grado superior de Administración y Finanzas. En cuanto acabe lo que tiene entre manos no descarta hacer un máster que apuntale definitivamente sus conocimientos sobre una ciencia a la que llegó casi por casualidad y por la que dice sentirse cautivado.

Sus clases y sus horas de estudio solo ocupan una parte del día. En su casa el despertador suena a las siete y media. A esa hora coge la bolsa de deporte y se va a la piscina. Cuarenta y cinco minutos dando brazadas le bastan para mantenerse en forma y pensar relajadamente en lo que queda de día. Luego, una ducha y a las 9 en la oficina.

Hace ya año y medio que empezó a trabajar en la editorial que su familia tiene en Cabezón de la Sal (Cantabria). Cuando volvió de Salamanca, el chaval se encontró con un panorama aterrador: «Lo que realmente me gustaba era la investigación y las posibilidades de poder trabajar en ello eran prácticamente nulas». Mientras decidía qué hacía con su vida, optó por no perder el tiempo y echó una mano en un bar hasta que surgió lo de la editorial; pero había que reciclarse: el único hueco disponible estaba en el departamento administrativo contable.

Desde entonces, mientras llena su mochila de herramientas de cálculo, echa una mano en la oficina. Está allí hasta la una de la tarde. A esa hora pasa por casa, come algo rápido y se va al instituto. Entre las dos y media y las ocho y cuarto se suceden las clases. Luego regresa, cena pronto y repasa lo que ha estado aprendiendo durante toda la jornada.

1.420.800 chavales que no están ni a formarse ni a trabajar

Desde luego, nadie puede echarle nada en cara. Al contrario. Luis es la prueba viviente de lo que es capaz de hacer un joven cuando lo que le sobran son ganas. Él es uno de los muchos que no entienden que en este país, según el último informe de la Oficina Europea de Estadística, el 21% de los jóvenes de entre 15 y 29 años ni estudien ni trabajen.

«Es una verdadera tragedia para toda una generación», asegura, reconociendo que actualmente en España no hay mucho trabajo decente para la gente joven. «Que alguien no estudie no lo concibo. Muy mal tienen que estar las cosas para que no puedas formarte cuando hay mil posibilidades de hacerlo de forma gratuita. Otra cosa es lo del trabajo. Es cierto que la mayor parte de las ofertas son malas. No solo desde el punto de vista económico, también desde el de las condiciones».

De que las cosas no van todo lo bien que deberían da idea la última actualización estadística realizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte basada en la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año. Según esta fuente, en España hay 1.420.800 jóvenes que no están ni a una cosa ni a la otra. Un número considerable que, sin embargo, apunta una ligera mejoría: en los últimos doce meses, 128.400 jóvenes ha dejado de ser eso que un buen día comenzó a llamarse 'ninis'.

El reto de la emancipación

El Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España ha publicado en su último informe que la población joven de 16 a 29 años que reside de forma independiente de su familia se ha situado por primera vez en 12 años por debajo del 20%.

De hecho, en el segundo trimestre de 2016 este índice se fijó en el 19,7%, lo que representa una tasa de emancipación un 4,84% inferior a la registrada en el mismo periodo de 2015. Vamos, que ocho de cada diez jóvenes ni han salido, ni parecen tener intención o posibilidades de salir de casa, y aunque ha crecido el número de 'sisis', los 'ninis' siguen siendo la mayoría.

El único consuelo es que no somos los únicos: el último informe de la Organización Internacional del Trabajo apunta a que cada vez son más los jóvenes que ni trabajan ni estudian después de analizar la situación en 28 países; en concreto, uno de cada cuatro.

Fuente El Norte de Castilla