Jueves, 23 de noviembre de 2017

Pablo Rodríguez y Verónica Sánchez se adjudican la San Silvestre Vellesina

166 corredores han desafiado las bajas temperaturas y la intensa niebla que cubría La Vellés
Podio en categoría masculina de la San Silvestre Vellesina

Pablo Rodríguez Pérez, del CA Cárnicas Serrano, y con un tiempo de 16:22; y Verónica Sánchez Romero, del C. Atletas Veteranos de Salamanca, con un tiempo de 19:54, se adjudicaron la tercera edición de la San Silvestre Vellesina en categoría masculina y femenina, respectivamente.

Pese a la fría tarde y la intensa niebla que cubría La Vellés, 166 corredores han tomado la salida y han desafiado las duras condiciones meteorológicas para completar las diferentes distancias y circuitos que la organización había diseñado para ellos.

Desde la Plaza del Ayuntamiento, a las 16:30 horas, tomaron la salida los niños de edades comprendidas entre los 6 y 11 años para recorrer la distancia de 350 metros. A las 16:40 horas, hicieron lo propio los corredores de edades comprendidas entre los 12 y 15 años que debieron completar 4 vueltas a un circuito urbano para sumar la distancia total de 1200 m. Y a las 17 horas se dio el pistoletazo de salida a la carrera absoluta, para edades superiores a los 16 años, cuyos integrantes debían completar los 5.025 m de los que constaba el llano trazado por el casco urbano y caminos del término municipal.

Los más rápidos en hacerlo, en categoría masculina, fueron el atleta del CA Cárnicas Serrano, Pablo Rodríguez Pérez, 16:22; seguido de David de la Fuente Gómez, CA Salamanca-Caja Rural, 17:00; y de Francisco Cívicos Hernández, CD  Alcer, 17:10. Y en categoría femenina la vencedora fue la atleta del C Atletas Veteranos de Salamanca, Verónica Sánchez Romero, 19:54; seguida de la corredora del Run&Go, Lourdes Lobato Benito, 20:51; y de la zaragozana, Isabel García García, 23:40.

Esta prueba ha sido la 13ª de las que se celebren esta temporada, incluidas y puntuables para el IV Circuito Provincial de Carreras Populares “Diputación de Salamanca”. Todos los corredores al llegar a meta recibieron avituallamiento, los mayores, mochila y una braga, y los más pequeños, golosinas.